¡Santa victoria!

En casa, los Guerreros doblegan a Cruz Azul con doblete de Oribe Peralta
¡Santa victoria!
Oribe Peralta conduce el esférico ante la marca de dos defensas de La Máquina en la cancha del Estadio TSM Corona.
Foto: MEXSPORT

TORREÓN, México.— Oribe Peralta anotó dos goles y Santos tuvo un exitoso arranque de temporada al vencer 3-2 a Cruz Azul anoche en partido por la segunda fecha del torneo Apertura mexicano.

Peralta marcó al 26′ y 43′ por los Guerreros, que no habían jugado en la temporada porque su encuentro de la primera fecha ante Chivas fue pospuesto hasta octubre.

El Guadalajara solicitó la postergación porque tenía a cuatro jugadores concentrados con selección mexicana.

Oswaldo Alanís abrió la cuenta a los dos minutos aprovechando un pase de Rodolfo Salinas para Santos, que rompió una racha de tres derrotas consecutivas ante La Máquina, incluyendo dos reveses en las semifinales de la temporada pasada.

Luego de marcar sus dos goles, Peralta fue expulsado al 62′.

El argentino Christian Giménez convirtió un penal en el 71′ y luego asistió al ecuatoriano Joao Rojas para otro tanto al 79′.

La semana extra de descanso pareció sentarle muy bien a Santos, que arrancó como torbellino y se adelantó en el marcador cuando Salinas mandó un buen centro que Alanís convirtió con remate de cabeza.

Peralta después hizo una gran jugada individual en la que se metió al área por el costado derecho, llegó al área chica y engañó al portero Jesús Corona con disparo suave y colocado.

El delantero no había terminado su sólida actuación y poco después prendió una pelota en las afueras del área y convirtió con disparo que entró a mano derecha de Corona.

En el segundo tiempo, Giménez le puso decoro al marcador al convertir el penal con tiro potente a mano izquierda del portero Oswaldo Sánchez, quien se venció al lado opuesto. Luego, el “Chaco” se dio una media vuelta dentro del área y Rojas superó en el salto a un zaguero para marcar su tanto.

Para sacudirse el dominio de Cruz Azul, los Santos recurrieron a un padrino y un amuleto de lujo.

Minutos antes de que empezara el duelo contra el cuadro cementero, verdugo de los Guerreros de Pedro Caixinha en tres partidos del torneo anterior, el club lagunero presentó al niño Jesús Silva como su padrino y al exfutbolista Rodrigo Ruiz como su décimo guerrero de honor.

Ambos son parte ya de las páginas de la institución, aunque por caminos muy distintos.

A los dos años, los hermanos de Silva, de tres y cinco años respectivamente, sintieron frío en su casa en San Pedro, Coahuila, por lo que hicieron una fogata en la sala, que pronto derivó en un incendio.

El niño tuvo quemaduras serias de tercer grado. Salvó la vida. A los 10 años fue ayudado por la Fundación Michou y Mau, que lo ha apoyado en tres cirugías y que a partir de ayer es aliada de los Santos durante este torneo.

La historia del “Pony” tampoco fue del todo sencilla.

Hijo de padres sordomudos y con apenas 1.64 metros de estatura, el chileno llegó a grandes alturas como futbolista.

El presidente de Santos, Alejandro Irarragorri, recordó una anécdota en 2006 en un duelo contra el Atlante, en el que su hijo conoció a Ruiz.

“Cuando lo vio le dijo ‘ay, Pony, en la tele te ves chiquito, pero en persona más’. Más adelante, cuando tuvo la oportunidad de conocer al ‘Pony’, me dijo ‘qué grande es el Pony’ y no se refiere a su estatura, sino a la grandeza de corazón, de ser humano, a una carrera intachable y una vida familiar unida, comprometida y entregada”, dijo el directivo.