Tiroteo deja a siete sin vida

Incendia su casa y mata a sus vecinos en La Florida
Tiroteo deja a siete sin vida
Empleados de la oficina del forense retiran a una de las víctimas del secuestro y tiroteo en Hialeah. En la foto a la izquierda, el atacante, Pedro Vargas, de 43 años.

HIALEAH, Florida (AP).— Un hombre prendió fuego a su departamento en el sur de Florida, mató a seis personas y retuvo a otras dos como rehenes a punta de pistola, antes que un equipo SWAT de la policía entrara en el edificio de departamentos y lo abatiera, según la policía y testigos.

El sargento Eddie Rodríguez dijo que la policía recibió una llamada alrededor de las 6:30 de la tarde del viernes para informar que alguien había realizado disparos en un edificio de cinco plantas con decenas de apartamentos en Hialeah, al norte de Miami.

El incidente duró ocho horas, en las que Pedro Vargas corrió por el edificio, disparó al azar y eludió a los agentes, informó la policía.

Vargas, de 43 años, usó un líquido combustible para iniciar el incendio, dijo Carl Zogby, vocero de la policía.

El administrador del edificio y su esposa detectaron humo y corrieron al apartamento. Vargas salió y les disparó varias veces, matándolos, según las autoridades.

Vargas se dirigió luego a su balcón en el cuarto piso y disparó entre 10 a 20 veces hacia la calle, matando a un hombre que estacionaba su vehículo, dijo Zogby.

Posteriormente, Vargas bajó al tercer piso, abrió de una patada la puerta de otro apartamento y mató a un hombre, a su esposa y a su hija adolescente.

Zogby explicó que Vargas luego corrió por el edificio disparando “al azar irracionalmente.”

“Siguió huyendo de nosotros mientras nos disparaba, y le disparamos”, dijo Zogby.

Ingresó a la fuerza a un apartamento en el que tomó como rehenes a dos personas a punta de pistola.

Ester Lazcano, que vive a dos puertas de donde comenzó el tiroteo, dijo que ella se estaba duchando cuando escuchó las primeras detonaciones, luego al menos una decena más.

Miriam Valdés, de 70 años, vive en el piso más alto del edificio, uno por encima de donde ocurrió el incidente. Dijo que escuchó disparos y después vio humo en su apartamento, que olía como a plástico quemado.

La mujer corrió asustada al apartamento del frente, donde permaneció mientras los agentes negociaban con el agresor.

Un equipo de crisis estableció comunicación brevemente con el atacante.

Desde el apartamento, Valdés dijo que escuchó a ocho agentes que le decían: “Deje salir a estas personas.”

“Le vamos a ayudar”, agregaron los policías, según Valdés, quien agregó que el atacante preguntó primero por su novia y luego su madre, pero se negó a cooperar.

Pero según Rodríguez, a la postre la negociación “no funcionó.” Los agentes irrumpieron en el edificio, matando a Vargas en un intercambio de disparos.

“Tomaron la decisión de entrar y rescatar a los rehenes”, dijo Rodríguez, quien agregó que no tenía más información sobre la duración de las negociaciones. Ambos rehenes sobrevivieron.