Alta tensión en la Cámara baja por comentario anti Dreamers

Si las fuerzas republicanas no alcanzan un acuerdo, se pone en riesgo la discusión del tema migratorio
Alta tensión en la Cámara baja por comentario anti Dreamers
El congresista Steve King no se retracta de haber llamado traficantes de marihuana a los alumnos indocumentados.
Foto: Archivo

WASHINGTON, D.C.- La polémica por las declaraciones del congresista Steve King (R-IA) en contra de los Dreamers sigue creciendo. Ahora el liderazgo republicano ha entrado en una vergonzosa disputa con el legislador y enfrenta una posición pública complicada.

Todo partió porque King dijo en una entrevista la semana pasada que “por cada buen alumno indocumentado hay 100 que pesan 60 kilos y tienen pantorrillas del tamaño de melones porque arrastran 35 kilos de marihuana por el desierto”.

Eso desencadenó el repudio popular, incluyendo el de los mismos Dreamers que fueron a dejar melones a su oficina el viernes pasado. También motivó a que el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner (R-OH) rechazara las declaraciones, calificándolas como “ofensivas” e “ignorantes”.

King decidió responder y en una entrevista el fin de semana dijo que Boehner “no debería hablar” sobre la controversia. Además, aseguró que probablemente el líder republicano no había visto el video con su entrevista.

El legislador agregó en otra entrevista que tiene el apoyo de varios de sus colegas, que coinciden con su opinión sobre los indocumentados.

Diversas organizaciones de derechos civiles han exigido al liderazgo republicano que remueva a King del Comité Judicial de la Cámara Baja. Este es el organismo encargado de debatir la política migratoria.

La controversia está poniendo en una situación complicada a Boehner, quien debe decidir qué destino tomará la reforma migratoria en la Cámara de Representantes. La facción más extrema de la bancada ciertamente apoya a King y una decisión en su contra, puede motivar un motín dentro de la coalición o una seria oposición al debate migratorio en el Congreso.

Organizaciones como SEIU ya están utilizando los comentarios de King como un arma política. El sindicato elaboró un comercial que se difundirá en siete distritos clave en las próximas elecciones legislativas, que ahora están manejados por republicanos.