Empleadas domésticas de TV, de sumisas a devoradoras

Un recorrido por las historias de telenovelas y series que tienen como centro este personaje tan popular entre la comunidad latina
Empleadas domésticas de TV, de sumisas a devoradoras
Desde la izquierda: Ana Ortiz, Eva Longoria y Dania Ramírez de “Devious Maids”.
Foto: Archivo

Nueva York — De ser esas mujeres sumisas siempre a la disposición de sus amados patrones, y que, generalmente, resultaban embarazadas del dueño de la casa, las empleadas domésticas de la televisión ahora se han convertido en personajes fuertes, con bastantes atributos físicos, más ambición de la cuenta y hasta mucho sentido del humor.

La muestra más reciente de este cambio es el caso de la serie “Devious Maids”, que se transmite por el canal de cable Lifetime y cuenta con las actuaciones de Dania Ramírez, Roselyn Sánchez, Ana Ortiz, Edy Ganem y Judy Reyes, quienes son empleadas sin un pelo de tontas, atractivas y pueden llegar a ser muy manipuladoras.

Pero, independientemente, de la controversia que genera la serie por cuestión de estereotipos, la empleada de la casa fue y será uno de los personajes favoritos de los programas de televisión latinos. Eso sí, las de antes no se parecen mucho a las de ahora.

Fue una serie de humor mexicana protagonizada por María Victoria. En la misma, la empleada doméstica se debate entre el amor del repartidor de pollos y el cartero. Sin embargo, el niño de la casa (Chabelo), del cual ella está a cargo, siempre trata de espantar a sus pretendientes. En Puerto Rico, hubo una versión con el nombre de “La Criada Malcriada“, que se transmitió, en los años 60, con Velda González, Emma Rosa y Shorty Castro.

Protagonizada por Adela Noriega, el teledrama abordaba temas como la discriminación y los abusos a los indígenas. Fue una versión nueva de la telenovela, de 1966, protagonizada por Silvia Derbez y Raúl Ramírez, y original de Yolanda Vargas Dulché, creadora de tiras cómicas mexicanas. En la historia, el personaje de María Isabel consigue trabajo en la casa de un viudo millonario (Fernando Carrillo), quien se enamora y se casa con ella.

La versión mexicana de esta novela es un refrito de la telenovela peruana de 1969 del mismo nombre, protagonizada por Saby Kamalich, Braulio Castillo y Ricardo Blume. En la mexicana, se sigue el mismo argumento: el personaje de Victoria Ruffo es una humilde campesina que trabaja como doméstica y quien, luego de ser engañada y embarazada por un hombre, decide superarse hasta obtener fama y fortuna.

La telenovela está basada en la película del mismo nombre protagonizada por Jennifer López y Ralph Fiennes. Sin embargo, en esta historia, el personaje de Litzy, Marisa Luján, debe huir a Estados Unidos desde Michoacán debido a la violencia por el narcotráfico que azota México. Al llegar a Nueva York, se convierte en empleada de hotel.

Luciana Jacinto Flores (Zuria Vega), consigue trabajo en la mansión Torres Landa, y allí se enamora de Rodrigo (Gabriel Soto), el hijo de los dueños. A pesar de que se casan, luego son separados. Sin embargo, se reúnen cuando ambos van en busca de su hijo perdido.

Es tiempo de que en Latinoamérica nos actualicemos también, y dejemos de referirnos a las empleadas domésticas con palabras peyorativas como las siguientes:

Sirvienta

Criada
Chacha (México)
Cachifa (Venezuela)
Gata (México)
Keka (Colombia)
Perol (Ecuador)
Chopa (Dominicana)