¡Mandamás de Concacaf!

Estados Unidos conquista su quinto título de la Copa de Oro 2013 al derrotar con lo mínimo a Panamá
¡Mandamás de Concacaf!
Jugadores estadounidenses celebran en el podio del Soldier Field el triunfo sobre los panameños, ayer, en la gran final de la Copa de Oro, que les da medio boleto para la Copa Confederaciones de Rusia 2017.
Foto: EFE

CHICAGO (EFE).— La selección de Estados Unidos venció ayer por 1-0 a la de Panamá con gol del delantero Brek Shea y logró su quinto título de la Copa de Oro de la Concacaf en la duodécima edición del torneo.

El gol definitivo del partido llegó al 69′ y permitió a Estados Unidos concluir el torneo invicto al ganar los seis partidos disputados y marcar 20 tantos.

Pero la clave en el gol estadounidense volvió a ser la combinación de Alejandro Bedoya, que hizo una gran penetración por derecha, centró y Landon Donovan remató en semi fallo dentro del área pequeña para que llegara a los pies de Shea, quien solo tuvo que mandar el balón al fondo de la portería de Jaime Penedo.

El tanto fue el segundo de Shea en el torneo y volvió a ser decisivo, como el que logró ante Costa Rica en el último partido del Grupo C para que Estados Unidos derrotara también con lo mínimo.

Estados Unidos propuso más que Panamá, que se limitó a defender y su contraataque nunca existió ni creó peligro.

De ahí que los estadounidenses no solo tuvieron el control del balón sino que fue el mejor equipo sobre el terreno del Soldier Field, de Chicago, que registró una asistencia de más de 50 mil espectadores.

Con este triunfo, Estados Unidos llegó a su quinto título, uno menos que México, que fue eliminado en la semifinal por Panamá y así tomar el medio boleto para la Copa Confederaciones Rusia 2017.

Estados Unidos, que también había ganado a los panameños en la final del 2005 en serie de penaltis por 3-1, había conseguido los otros tres títulos en 1991, 2002 y 2007.La ausencia en la banca de Estados Unidos de Jurgen Klinsmann hizo que Andreas Herzog, su asistente principal, ocupara el puesto.

Pero la ausencia del alemán no se notó porque Estados Unidos confirmó que ya tiene un estilo de juego definido

Ambos equipos de inmediato mostraron sus cartas en el campo, con un Estados Unidos que fue el que más propuso en el ataque, ganó la pelota, tuvo movilidad y rotó mucho mejor las posiciones de sus jugadores.

Panamá no tenía respuesta a ese juego y apostó a mantener la solidez defensiva, que le ayudó durante la primera parte con el empate a cero, dado que ninguno de los dos equipos creó situaciones de peligro.

Su gran mérito fue controlar al hombre gol de Estados Unidos, Donovan (el Jugador Más Valioso del torneo), que esta vez no pudo marcar, pero sí participó de la jugada del gol que iba a decidir el triunfo y el título de su equipo.

Mientras que Panamá desapareció en el ataque porque los delanteros Gabriel Torres y Blas Pérez no fueron asistidos con balones claros.

Tampoco el centrocampista y cerebro del juego de la selección canalera, Alberto Quintero, tuvo su mejor inspiración.

Estados Unidos, que fue amo y señor durante toda la segunda parte, tuvo la oportunidad de anotar el segundo gol al 84′ cuando Eddie Johnson falló solo dentro del área pequeña un balón que solamente tenía que tocarlo para que entrara.