¡De una vez por todas!

Caín Velázquez y Junior dos Santos listos para cerrar su trilogía
¡De una vez por todas!
De izq. a der.: Rousey, St-Pierre, Velázquez y Jones, con el presidente del UFC, Dana White, y Gustafsson, Dos Santos, Hendricks y Tate, ayer en el Club Nokia.
Foto: La Opinión - Foto: Aurelia Ventura

En una entretenida conferencia de prensa celebrada ayer en el Club Nokia de L.A. Live, la UFC dio inicio a una ambiciosa gira mundial para promover su espectacular cierre de año.

Ante cientos de entusiastas aficionados a este rudo deporte, el presidente del UFC, Dana White, ocupó la tribuna donde estuvo acompañado por Caín Velázquez, campeón completo; el monarca semicompleto Jon Jones; el rey welter, Georges St. Pierre, y la número uno de peso gallo, Ronda Rousey, junto a sus respectivos retadores: Junior dos Santos, Alexander Gustaffson, Jonhy Hendricks y Miesha Tate.

Una salva de aplausos recibió en el escenario a los gladiadores, la que arreció cuando apareció el mexicoamericano Caín Velázquez, quien encendió a los fanáticos, que lo vitorearon y le lanzaron gritos de apoyo de cara al cierre de su trilogía contra el brasileño Dos Santos.

La pelea tendrá lugar el próximo 19 de octubre en el Toyota Center de Houston.

El nativo de Salinas, California, quien el pasado 28 de julio cumplió 31 años, viene de vencer categóricamente al también brasileño Antonio “Big Foot” Silva, en apenas 90 segundos, el pasado mayo en Las Vegas, e intentará defender por segunda ocasión su cetro ante Da Silva, quien en la misma función noqueó espectacularmente al neozelandés Mark Hunt.

La primera cita entre estos dos titanes se dio el 1 de noviembre de 2011, cuando “Cigano” arrebató el cinturón a Velázquez con un nocaut en el primer round.

Pero el mexicoamericano recuperó el título en diciembre de 2012 al derrotar al brasileño en una pelea que dominó de principio a fin.

Ayer, al ser preguntado cómo se prepara para encarar a Da Silva en su tercer duelo, el siempre parco Velázquez solo dijo que estará listo porque, aseguró: “Ya recuperé mi mejor forma física”.

En tanto, “Cigano” habló sin dudar de lo que hará distinto en su tercer duelo ante Caín.

“Todo”, dijo enfáticamente. “Es un gran peleador, muy duro y con una gran energía, y me siento muy orgulloso de competir contra él”.

Un aficionado preguntó a Velázquez qué pensaba sobre lo que dijo Da Silva de que pega como niña, y el mexicoamericano respondió que no se toma nada personal, “pero en nuestra próxima pelea le enseñaré cómo pega una niña”, arrancando aplausos y gritos de los fans.

Otra gran rivalidad que quedó patente fue la Ronda Rousey y Miesha Tate, quienes se lanzaron venenosas amenazas y dejaron la lanza clavada para su choque de revancha por el título de la primera.

La irreverente Rousey, quien debutará en la pantalla grande en la película The Expendables III, con Sylvester Stallone, venció a Tate en marzo del 2012 en el primer round tras dislocarle el hombro.

Al final, Dana White, tras prometer a los fans tener una función en Los Ángeles el próximo año, dio paso a la tradicional ceremonia de las poses frente a frente de los peleadores, y después todos ellos se mezclaron entre los aficionados para dar autógrafos y tomarse las fotos del recuerdo.

Esta primera gira mundial del UFC continuará esta semana con paradas en Nueva York y Houston.