Reviven un duelo con mucha historia

Dodgers, líderes del Oeste, abren serie de dos juegos ante los Yanquis
Reviven un duelo con mucha historia
Don Mattingly examina su lineup en el dugout. El mánager de los Dodgers y sus pupilos buscarán en casa ganar a los Yanquis.
Foto: AP

Sumidos en realidades disímiles esta temporada, Dodgers y Yanquis reviven hoy en el Dodger Stadium una legendaria rivalidad que data desde los años en que el equipo azul de la Chávez Ravine era rival de patio de los Mulos en Nueva York.

Hoy se cruzan, con necesidades idénticas y un presente distinto.

Los Dodgers (56-48), remolcados por el talento arrollador del novato cubano Yasiel Puig, ha dejado atrás un inicio vacilante y ahora marchan al frente de la División Oeste de la Liga Nacional, camino de asegurar su lugar en la postemporada.

Los Yanquis (55-50), a su vez, han sido azotados por las lesiones durante todo el calendario, en el que no han tenido de manera regular a Mark Teixeira, Kevin Youkilis, Curtis Granderson, Derek Jeter y Alex Rodríguez.

Esa situación le ha pasado factura al equipo que apenas se sostiene en el cuarto lugar de la División Este del circuito joven, a notoria distancia de Boston y Tampa Bay que cabalgan cómodos en lo más alto.

Recién el pasado domingo, con el regreso del capitán Derek Jeter tras varios meses fuera por lesión, y la inyección de Alfonso Soriano, llegado de Cachorros, el equipo parece tomar fisonomía para pelear por su historia.

Jeter, que bateó cuadrangular en el primer lanzamiento que vio ante Tampa, ha sido por 16 años una fuerza inspiradora del equipo y así lo externó el mánager Joe Girardi.

“Tenerlo [a Jeter] es un privilegio. Es uno de los mejores y él mismo sabe cuánto significa para nosotros. Ha sido un ganador total en toda su carrera”, dice Girardi, que con Alex Rodríguez sumido en una crisis por su vínculo con el caso Biogénesis, puede ahora tener a su hombre de confianza en la casa club y en los campos de juego.

Por el aldo azul, todo luce inmejorable y Don Mattingly, el piloto de los Dodgers, con la sola excepción de las dolencias de Matt Kemp que lo mantienen por debajo de su mejor rendimiento, ha logrado construir un lineup, que con 25- 6, trae la mejor racha de cualquier equipo, contando un mes atrás del Juego de Estrellas y que iguala un registro existente desde 1977 para un examen de 31 partidos corridos.

Para Mattingly, de destacado pasado yanqui como jugador, es la oportunidad de consolidar a su equipo frente a su público, aunque también aprovecharán los Dodgers para homenajear al legendario cerrojero Mariano Rivera, quien se retira a final del año y ésta bien podría ser su última visita al Dodgertown.

“Todo lo que hace Mariano [Rivera) lo hace bien. Es bien hablado. Es una persona auténtica y un gran embajador de nuestro juego”, expresó Mattingly.

Para el juego de hoy, los mánagers han elegido a lo mejor de cada casa.

Yanquis envían a la lomita de los sustos a Andy Pettitte (7-8 y 4.39) y Dodgers tendrán a Zack Greinke (8-3 y 3.49).

Ambos vienen de perder en su última apertura y para Greinke está el aliciente de buscar la victoria número 100 de su carrera.

La Serie Interligas, reducida a dos juegos, termina mañana y los Yanquis enviarán a un viejo conocido de la afición angelina, Hiroki Kuroda, frente al as de la rotación azul, Clayton Kershaw.