Despiden a trabajadores sociales tras muerte de niño en Palmdale

Cuatro trabajadores sociales fueron despedidos y otros tres suspendidos, tras la muerte del niño Gabriel Fernández, a consecuencia de una paliza del novio de su madre, en Palmdale

Decenas de personas asistieron a un servicio en honor de Gabriel Fernández en Sylmar.
Decenas de personas asistieron a un servicio en honor de Gabriel Fernández en Sylmar.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Dos trabajadores sociales y dos supervisores del Departamento de Servicios Infantiles y Familiares del Condado de Los Ángeles (DCFS) que tuvieron a su cargo el caso de Gabriel Fernández, el niño de 8 años de Palmdale que murió supuestamente a consecuencia de una paliza del novio de su madre, fueron despedidos.

El supervisor del Condado, Michael Antonovich, dijo que otros tres trabajadores también fueron suspendidos o recibirán amonestaciones.

En mayo, la muerte del pequeño Gabriel levantó una serie de críticas de la comunidad en contra de las diferentes agencias del condado que tuvieron que haber protegido al menor, después de varias denuncias de abuso infantil. Entre las personas que denunciaron el supuesto maltrato y tortura a la que era sometido el niño están los abuelos maternos y la profesora de Gabriel.

“Es vital que aquellas personas que trabajan en el sistema de protección de menores se mantengan vigilantes para asegurar la seguridad y el bienestar de los niños a cargo del Condado”, declaró el Supervisor Antonovich.

Según documentos internos del Departamento de Servicios Infantiles del Condado de Los Ángeles obtenidos por el periódico Los Angeles Times, Pearl Fernández, madre del niño, había sido investigada por abuso de sus otros dos hijos de 10 y 12 años de edad, en seis ocasiones en la última década.

Por varios meses, Gabriel tuvo señales visibles de golpes y quemaduras, al punto que la profesora del pequeño lo reportó a las autoridades en marzo. Hubo una investigación, pero el menor permaneció bajo la custodia de su madre.

El 22 de mayo, Gabriel fue transportado a Children’s Hospital Los Ángeles, en donde murió dos días después.

El reporte de los parámedicos indica que el niño tenía una fractura en el cráneo y tres costillas rotas. Además lucía moretones, quemaduras en el cuerpo, y dos dientes rotos.

Supuestamente, el padrastro Isauro Aguirre le dijo a las autoridades que él castigaba a Gabriel porque era sucio y desordenado. Su madre estaba presente cuando el pequeño recibió la golpiza que lo mató.

La página de Facebook llamada “Justice for Gabriel” ayer recibió más de 6 mil “Me gusta” después de que las personas se enteraron del despido de los trabajadores sociales.