Festejan el Día del Salvadoreño en Los Ángeles

Música, sabor y religión sobresalen en celebración anual en LA

Festejan el Día del Salvadoreño en Los Ángeles
La banda de apoyo a 'La Selecta' toca mientras la gente baila en medio de un día lleno de diversión, buena comida y buen ambiente.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Miles de personas se dieron cita el domingo, en la esquina de las calles Washington y Vermont en Los Ángeles, para celebrar el Día del Salvadoreño.

“Esta es una celebración muy importante, no sólo aquí, sino a nivel mundial”, explicó Raúl Mariona, Presidente de Unicomdes (Unidad de Comunidades de El Salvador en Estados Unidos), grupo que organizó el festejo. “El Día del Salvadoreño se festeja en Houston, New York, Los Ángeles, incluso en Canadá y en Australia“, describió.

Siete años atrás, el Congreso de Estados Unidos aprobó el Día del Salvadoreño y desde entonces cada año, miles de personas se reunen en agosto para celebrar la ocasión.

“Para nosotros es un orgullo, nuestra manera de rescatar nuestras raíces y nuestra cultura”, indicó Mariona. “Es importante para nosotros y para nuestros hijos, porque si uno no sabe de dónde viene, no puede saber hacia dónde va”.

Carla Blanco y Rubidia Pérez llegaron desde el condado de Ventura para participar de la celebración. “Nos gusta venir, aunque estemos lejos, porque nos encontramos con muchos amigos y podemos ver bandas de nuestro país”, indicó Blanco. Las amigas elogiaron la yuca frita, las pupusas y otros platillos típicos que se vendían en los puestos de comida. “Encontramos fresco de cebada y de coco, que no se encuentran en muchas partes”, dijo Pérez.

Pérez y Blanco esperaban ansiosas el momento de la Transfiguración, conocido tradicionalmente como “La Bajada” del Divino Salvador del Mundo, patrono del país centroamericano.

“En El Salvador es una tradición muy importante. Después de una procesión, la figura de Jesús cambia su vestimenta y aparece vestido de blanco. Representa la resurrección del Señor”, explicó Blanco.

Mariona coincidió con la importancia del aspecto religioso del festejo. “La celebración consta de tres líneas o aspectos que forman un triángulo. El aspecto religiosos es el central y lo acompañan el aspecto cívico y el cultural”.

Según el Presidente de Unicomdes, la comunidad salvadoreña está pasando por un momento de transición y mutación. “Uno de los mayores desafíos que enfrentamos es la falta de oportunidades”, opinó. “La adaptación lleva mucho tiempo, y recién después de la tercera generación es cuando realmente podemos insertarnos en la sociedad”.

“[Los salvadoreños] Somos la segunda minoría más grande en California”, indicó Mariona. “Pero nuestra comunidad también incluye inmigrantes de otros países, como Honduras y Guatemala”, agregó.

Las hermanas Yensy y Erica Venosa, del ballet folklórico Netjzitechan que actuó en la celebración, eran un ejemplo de esto. Hijas de padres mexicanos, las hermanas adoptaron la cultura salvadoreña como propia. “Nuestra madre es de Puebla y nuestro padre de Cuernavaca, México, y nosotras nacimos en EEUU, pero todos adoptamos la cultura salvadoreña”, indicó Yensy. La familia vive en una comunidad de salvadoreños y las niñas aprendieron a bailar folklórico desde pequeñas.

“Nos gustan mucho sus danzas y también la comida”, dijo Erica. “En especial el pan con pollo y las pupusas”, agregó Yensy.

El festival contó con la presencia de la Sonora Karnaval, el Grupo Herencia, y Vilma Díaz y la Sonora, entre muchos otros. A lo largo del bulevar Washington, se dispusieron puestos de comidas, y juegos para niños. Otro festival salvadoreño tuvo lugar el mismo fin de semana, en el Parque MacArthur de Los Ángeles.