Primera diablura

Toluca abre con pie derecho en la Concachampions
Primera diablura
Édgar Benítez abrió ayer el camino a la primera victoria del Toluca, sobre Caledonia, en la Liga de Campeones de la Concacaf.
Foto: MEXSPORT

TOLUCA, México (NTX).— A medio gas, los Diablos del Toluca consiguieron su primer triunfo en la Liga de Campeones de la Concacaf, después de dar cuenta por 3-1 del equipo Caledonia, de Trinidad y Tobago, en juego disputado en el Estadio Nemesio Díez.

Los goles de la victoria fueron obra del paraguayo Édgar Benítez, al minuto 23, Miguel Almazán (29′) y Raúl Nava (61′); Julian Wade (88′) descontó por la visita.

Con este resultado, el cuadro mexicano sumó sus primeras tres unidades dentro del Grupo 6, en tanto que los caribeños se quedaron en blanco.

Los mexiquenses sencillamente cumplieron con los pronósticos, hicieron válida su localía y superioridad futbolística ante un rival que nunca tuvo argumentos para aspirar al menos al empate.

La posesión del esférico pasó a ser del Toluca desde que lo tocó, solo que la eficacia para manejarlo no estuvo a la misma altura, sobre todo al momento de definir, ya que antes de por fin terminar con el cero tuvo al menos dos claras para hacerlo.

Fue hasta el minuto 23 cuando el paraguayo Édgar Benítez recibió un pase a profundidad para encarar mano a mano al portero Glenroy Samuel y definir con tiro cruzado para poner el 1-0.

Seis minutos después, Miguel Almazán ejecutó un tiro libre a la ubicación de Andre Toussaint, quien se agachó y dejó pasar el esférico, que se coló abajo pegado al poste derecho para el 2-0, e irse así al descanso.

El cuadro trinitario había estado inédito al frente, hasta el arranque de la parte complementaria, en la que Keyon Edwards, en tres cuartos de campo, sacó un disparo impresionante que Alfredo Talavera alcanzó a desviar para enviarlo al travesaño.

Los Diablos Rojos no permitieron ningún tipo de reacción de su rival, y al minuto 61 lograron la tercera anotación por medio de Raúl Nava, quien aprovechó un rebote para prender un disparo cruzado y batir a Samuel.

Cuando parecía que el marcador ya no se movería, un error del zaguero Aarón Galindo al abanicar un centro por izquierda le permitió a Julian Wade rematar para poner el 3-1 definitivo.

El arbitraje estuvo a cargo del panameño John Francis Pitty, quien tuvo una labor aceptable y no mostró ninguna tarjeta.