Un nuevo sistema

Obama propone mayor participación privada para impulsar el sector hipotecario
Un nuevo sistema
Barack Obama, durante un discurso en el que delineó una amplia reforma del sistema hipotecario.
Foto: EFE

PHOENIX (NOTIMEX).— El presidente estadounidense Barack Obama propuso ayer un programa para impulsar la recuperación del mercado de la vivienda y evitar que las pérdidas sean asumidas por los contribuyentes.

Obama dijo en Phoenix, Arizona, que su programa solo no resolverá la enorme afectación provocada por la crisis de la vivienda, pero permitirá sentar las bases para un crecimiento más ordenado y más equitativo en el rubro.

“Si tomamos los pasos que propongo, sé que podremos restaurar no sólo el valor de nuestras casas, sino nuestros valores comunes, y haremos que tener casa sea un símbolo de responsabilidad y una fuente de seguridad para generaciones futuras”, dijo.

El mandatario pidió que la iniciativa de ley que se discute en el Congreso para la reforma de las finanzas hipotecarias incluya una mayor participación del sector privado en el mercado hipotecario.

Bajo este plan, que según Obama incluye ideas viejas y nuevas, el gobierno mantendrá un papel regulador y el sector privado dejaría de beneficiarse de las protecciones con que ha contado hasta ahora.

“Se acabaron los días en que dejábamos a los contribuyentes cargando el peso de las responsabilidades”, dijo el mandatario.

Bajo el sistema actual, el Gobierno garantiza más del 80 por ciento de los préstamos hipotecarios otorgados por las entidades privadas Fannie Mae y Freddie Mac, modelo que a decir de la Casa Blanca “ya no es sostenible”.

Obama dijo que aunque el mercado continúa frágil, empieza a mostrar signos de recuperación tras siete años, con un alza de 50 por ciento en las ventas y de 75 por ciento en la construcción.

Muchos de estos signos son evidentes en Phoenix, una de las primeras ciudades visitadas por Obama en sus primeros días de Gobierno en 2008, por ser de las más afectadas por la crisis.

Obama aclaró que sus propuestas no ayudarán a quienes adquirieron créditos fuera de sus posibilidades de pago, ni a quienes compraron propiedades para especular, sino a propietarios responsables.

El plan permitiría refinanciar hipotecas, reducir trámites, aumentar el valor de la vivienda, mejorar el acceso a la renta y restaurar comunidades afectadas por el abandono de propiedades.

La propuesta agilizaría la refinanciación para prestatarios con hipotecas aseguradas por el gobierno, y ampliará la elegibilidad para cientos de miles de prestatarios sin respaldo del gobierno, creando programas a través de la Administración Federal de Viviendas (FHA).

Establecería también reglas más seguras y claras para los casos en que el gobierno rescinda sus garantías.

Obama urgió al Congreso a aprobar un presupuesto que invierta en viviendas de alquiler decentes y en infraestructura de transporte.

Asimismo, solicitó hacer más accesible los prestamos reduciendo tramites burocráticos y reducir la participación del gobierno en al respaldo de algunos créditos ofrecidos por entidades privadas.