Crean nuevo instituto para salvadoreños

INSAMI busca servir de enlace entre migrantes salvadoreños

Con la finalidad de servir de enlace entre los migrantes salvadoreños en todo el mundo con su tierra natal, se estableció recientemente el Instituto Salvadoreño del Migrante (INSAMI).

“Creímos que había una necesidad de institucionalizar la Diáspora para que sirviera de enlace preferente para coordinar el trabajo de los inmigrantes, no solo de Estados Unidos, sino también de todo el mundo”, dijo el Dr. Leonel Flores, presidente del INSAMI, organismo no gubernamental creado el pasado 25 de junio.

“Es precisamente hacer un enlace con todos los salvadoreños del mundo para fortalecer el desarrollo del país”, dijo.

Flores destacó que una de las metas a corto plazo es lograr un convenio con el Tribunal Supremo Electoral para fortalecer el voto en el exterior y fortalecer “aspectos que no han sido tomados en cuenta, ya sea que con la comunidad o que los procesos no estén funcionando adecuadamente”. Un ejemplo sería el caso de la emisión del Documento Único de Identidad (DUI) no fuera un obstáculo para votar.

Otra de las metas del instituto, a mediano plazo, es la inclusión de los salvadoreños en el proceso de la economía del país. “Los gobiernos anteriores decían que las remesas eran la relación entre el que envía y el que recibe. No se veía al salvadoreño como que estaba impulsando la economía”, dijo Flores.

El nuevo presidente del INSAMI dijo que el salvadoreño también debe ser tomado en cuenta en “temas de país”, citando como ejemplos la seguridad, la burocracia que enfrenta un salvadoreño que desea abrir un negocio en El Salvador.

Una de los proyectos que INSAMI desea establecer, de acuerdo con Flores, es que un porcentaje de las remesas sean destinadas a la educación y a la inversión. “Los salvadoreños necesitamos que nos ensenen a cómo mover las remesas, cómo invertirlas”, dijo Flores.

Flores añadió que el mensaje que quieren enviarle a la Diáspora es “que hay que apostarle a proyectos en el país y a proyectos en desarrollo de este país y no precisamente ser apéndices de un partido político porque al final no hemos avanzado como diáspora en tantos años”, dijo Flores, añadiendo que, “aunque en ciudades como Los Ángeles, Washington, Nueva York, está bien organizada, no hemos tenido aquel desarrollo político económico, tanto en Estados Unidos como en El Salvador”, dijo.

Por su parte, Salvador Sanabria, presidente de la organización El Rescate y vicepresidente de INSAMI, destacó que la creación del instituto resulta también del déficit y la deuda histórica que “El Salvador tiene para con su Diáspora moderna.

Segun Sanabria ese déficit ha sido que casi el 25 por ciento de la población vive en el exterior y ese 25 por ciento de la población sostiene casi un 20 por ciento del Producto Interno Bruto de esa nación.

“Los migrantes salvadoreños envían más de 3 mil 600 millones de dólares en remesas familiares al año, lo que equivale a todo el presupuesto del gobierno salvadoreño”, dijo Sanabria.

El déficit, destaca Sanabria, está relacionado con la falta de creación de instituciones por parte del gobierno salvadoreño, “que garanticen de los derechos y que alguna manera tomen ventaja para el desarrollo del país, porque el capital más grande no es el capital de las remesas sino el capital humano formado por una diáspora”, dijo.

Sanabria señaló que el vinculo que une a los distintos miembros de la junta directiva que conforma al INSAMI es que “o han vivido fuera del país por muchos años o están fuera del país. Hemos experimentado ser miembros de esa comunidad expatriada y conocemos en carne propia la experiencia en cuanto a la extinción de los derechos institucionales”, dijo Sanabria, haciendo referencia a la poca atención de los derechos que el gobierno salvadoreño ha brindado a sus connacionales en el extranjero.

Los miembros de la junta directiva del INSAMI viven en Estados Unidos y otros países así como en El Salvador.