Cultiva universitarios

Jardinero ha otorgado más de $200 mil en becas a indocumentados
Cultiva universitarios
La labor de Catalino Tapia ha sido reconocida con los premio The Purpose, de la Universidad de Stanford y el 'Kennedy Onassis' en Washington D.C.,
Foto: Suministrada

SAN FRANCISCO.— Los siete años que lleva entregando becas universitarias a muchachos pobres, en su mayoría latinos indocumentados, se le han ido como agua a Catalino Tapia.

“Estoy bastante feliz. El tiempo ha corrido rápido”, dice Tapia, un jardinero del área de la Bahía de San Francisco quien, emocionado cuando su hijo Noel Tapia se graduó de abogado en la Universidad de California en Berkeley, tuvo la idea de hacer algo por los estudiantes pobres.

En 2002, le dijo a su hijo Noel que tenía ese sueño. Éste lo puso en contacto con los abogados Maribel Medina y Miguel Márquez, quienes lo asesoraron en la preparación legal de lo que hoy en día es la Fundación de Jardineros del Área de la Bahía, creada para dar becas para la universidad.

“En siete años hemos entregado 132 becas. Empezamos dando mil dólares por beca, ahora entregamos 1,500 y 2,500 dólares a dos estudiantes que muestren la mayor necesidad”, dijo Catalino Tapia, quien la semana pasada presidió la séptima entrega de becas a 20 estudiantes.

Hace cuatro años recibió en la Universidad de Stanford el premio The Purpose que lo hizo acreedor a 100 mil dólares por la creatividad que tuvo al formar la Fundación de Jardineros del Área de la Bahía. Aunque el premio era personal, él lo donó de inmediato a la fundación. En 2008 recibió el premio Kennedy Onassis en Washington D.C.

Adriana Fernandez, hija de un jardinero y estudiante de Ciencias del Medio Ambiente de Cañada College, planea transferirse el año que entra a la Universidad de California en Davis. En esta ronda de becas de este año fue una de los afortunados. “Me siento bendecida. Estos 1,500 dólares los voy a guardar para cuando me transfiera a UC Davis”, dijo.

El propio Catalino se sorprende de lo que ha podido lograr, entregar casi 200 mil dólares en becas. “La gente nos ha apoyado. Ha creído nuestra historia y hemos dado resultados. Y yo mismo me pregunto cómo es posible, si casi casi soy un analfabeto”.

Catalino, de 69 años, terminó con trabajos el sexto grado de primaria en Michoacán, México y emigró como indocumentado a California en 1964 cuando tenía 20 años. Trabajó como panadero y luego formó su propia compañía de jardinería, de donde salió para pagar la educación de sus hijos. Apenas en 2010 se hizo ciudadano estadounidense.

Cuando tuvo la idea de apoyar a los estudiantes para que vayan a la universidad, Catalino invitó a otros jardineros a sumarse a la causa y entre todos comenzaron a recolectar dinero a través de sus clientes. Con los años, el jardinero ha logrado recibir donativos importantes que le han permitido ayudar a más estudiantes.

Marleen Castro, de 22 años, quien en 2008 recibió una beca de la Fundación de Jardineros y es graduada de Ciencias Políticas y Retórica de la Universidad de California en Berkeley, ahora es parte de la directiva de la Fundación de Jardineros del Área. Ella recordó que la ayuda que recibió de los jardineros le sirvió para abrir su primera cuenta bancaria.

“Esa beca es muy especial para mí. Don Catalino me recuerda mucho a mi papá, quien está aquí indocumentado y también es jardinero”, dice Marleen, quien trabaja como maestra para una escuela de Oakland, y su sueño es regresar a la comunidad parte de lo que ella he recibido.

El jardinero dice que en cada muchacho que recibe una beca, ve al jovencito Catalino, huérfano de padre, que no tuvo la oportunidad de educarse.

Las personas interesadas en donar dinero al Fondo de Becas de la Fundación de Jardineros del Área de la Bahía pueden llamar al 650-631-1200.