Maneja sin riesgo tu 401(k)

Con todo lo beneficioso que es un plan de retiro 401(k), hay personas que cometen errores imperdonables con respecto a esta valiosa fuente de ingresos de jubilación. Estos son los más comunes :

No participar en el 401(k)… Si tienes un número de Seguro Social, no hay por qué no puedas participar si tu empleador te ofrece un 401(k). Pregunta en el Departamento de Recursos Humanos de tu empleador si tienes derecho a participar, cuáles son las reglas y el menú en el que puedas participar. Te advierto: si tienes un número de Seguro Social “chueco” o no tienes, no abras un plan 401(k). (Estos consejos son para quienes tienen su propio número de Seguro Social y no se aplican a quienes sólo tienen el ITIN).

No contribuir lo suficiente.. Muchos empleadores hacen lo que le llaman un match, que quiere decir que si pones $1, ellos ponen 50 centavos. Averigua qué cantidad van a depositar ellos cuando tú deposites, si pondrán dólar por dólar hasta el 6% de lo que depositas. Si es así, piensa que ya le has ganado el 100% a tu dinero antes de empezar a invertir. Por lo menos trázate como meta poner el máximo que puedas depositar para que tu empleador te lo vaya igualando.

No invertir para crecimiento… Muchas veces las personas ponen su dinero en una cuentecita muy segura, como un money market, y tal vez lo tengan 15 años antes de retirarse. Probablemente esa cuenta está ganándoles el 1% o el 2%. ¡Eso no te conviene! Debes aprender a, dentro del menú que te ofrecen en tu empresa, hacer comparaciones entre las opciones dentro de tu 401(k) para que puedas medir, no solamente lo que podrías ganar, sino el riesgo de cada una de esas inversiones.

Sacar dinero prestado o antes de tiempo… A veces, cuando necesitamos dinero para algo, pensamos que podemos sacar un préstamo sobre nuestro 401(k). Por ley, eso sí se puede hacer, pero si dejas ese trabajo o quieres cerrar tu cuenta, el dinero que hayas sacado como un préstamo te va a contar como ingreso para ese año. Así, no sólo vas a tener que pagar impuestos sobre ese dinero, sino que también tienes un 10% de penalidad. Y si extraes tus fondos antes de que tengas 59 ½ años, ¡mucho peor! — vas a perder casi el 40% entre impuestos y penalidades sobre el dinero que saques del 401(k).

No comenzar lo antes posible… Una inversión tiene tres variables: 1) la cantidad de dinero que inviertes, 2) la ganancia que adquieres en esa inversión, y 3) el tiempo que dure la inversión. Mientras más alta la cantidad, mientras más ganes y mientras más tiempo dure esa inversión, más tendrás al final. Los jóvenes no cuentan con mucho dinero para invertir, pero tienen mucho tiempo hasta el retiro; por eso ellos poseen el ingrediente más importante: el tiempo. Si ese no es tu caso, fíjate más en los otros dos aspectos: cantidad a invertir y ganancia. Nunca es tarde: si no has abierto todavía tu 401(k), no pienses, “¡Ya estoy demasiado viejo!” Nada de eso: no sabes cuánto puede crecer el dinero en un buen 401(k) en relativamente corto tiempo.