Quieren detener al líder

bajada
Quieren detener al líder
Ángel Reyna recibió llamado para la selección mexicana.

PUEBLA, México (NTX).— Tras ser goleado en Chiapas, Puebla tiene la imperiosa necesidad de ganar su primer partido del torneo, el problema es que recibirá al líder Veracruz, en partido de la fecha cinco del Apertura 2013.

Los de la Franja sufrieron bastante en la selva chiapaneca, pues Jaguares puso en evidencia todas sus carencias, principalmente a la defensiva, donde fueron superados prácticamente en todos los aspectos para ser goleados.

El conjunto que dirige Manuel Lapuente necesita sumar de a tres de manera urgente, pero en casa se le complica porque los rivales se le encierran y no tienen los argumentos ofensivos para abrirlos.

Puebla, que ha rescatado tres puntos, tiene únicamente tres triunfos en los diez más recientes partidos en casa ante su rival en turno, con cuatro empates y tres derrotas.

A su vez, Veracruz es la gran sorpresa de esta temporada, no solo su futbol vistoso, sino porque también es efectivo y han encontrado en Ángel Reyna a la figura, no solo del cuadro “escualo”, sino del futbol mexicano en la actualidad.

El cuadro “jarocho” debe aprovechar este tipo de partidos para seguir fortaleciéndose y encarar de la mejor forma los partidos de mayor exigencia que no tardará en enfrentar, y para sumar puntos con el objetivo de olvidarse pronto del descenso.

Es momento que Toluca se haga sentir como local y la oportunidad es hoy cuando reciba a Santos Laguna que no ha sumado en “patio ajeno”

Diablos Rojos viene de dos empates consecutivos, partidos en los cuales por momentos fue mejor que sus rivales.

Los de José Cardozo están obligados a ganar en su estadio donde tiene un gran número de seguidores.

El cuadro lagunero cumple con su trabajo, aunque debe ser más consistente a la ofensiva, pues por momentos duda y eso ante rivales de mayor jerarquía le puede costar.

Santos, que suma siete puntos, ha ganado seis de los 10 últimos partidos disputados en cualquier campo, con dos empates y el mismo número de derrotas.