Vecindario embellece en el Sur de Los Ángeles

Vecinos siembran flores, frutas y especias en las aceras de sus casas en el Sur de Los Ángeles
Vecindario embellece en el Sur de Los Ángeles
Angela Cruz (Izq.) siembra chiles, fresas y albahaca frente a su casa con la ayuda de otra voluntaria.
Foto: La Opinión - Marvelia Alpizar

Para Norma Iraheta contribuir con el mejoramiento de los vecindarios es un claro mensaje que la comunidad se preocupa por su desarrollo social y personal.

Por eso ayer se unió a los miembros del Centro Familiar Bienestar Infantil St. John, ENRICH LA y el Concejo de Jardines Comunitarios de Los Ángeles para sembrar flores y frutas en las aceras de sus casas del Sur de Los Ángeles.

“Es importante que vean que nosotros no solo estamos creciendo en población, sino también en mentalidad”, dijo Iraheta. “Ojalá seamos ejemplo para otros, porque arrastran más los ejemplos que las palabras”, añadió Iraheta.

Para el proyecto de embellecimiento se invitaron ayer a los vecinos de la Calle 58, entre la Calle Hoover y la Avenida Vermont.

La idea era participar en un proyecto que busca cambiar el aspecto de su vecindario y promover hábitos de buena salud.

El evento comenzó en horas de la mañana y se prolongó hasta mediados de la tarde.

“Es la primera vez que hacemos esto y lo estamos haciendo en toda la cuadra”, dijo Mario Chávez, director de Relaciones Comunitarias del Centro Familiar Bienestar Infantil St. John.

“Había unos cuantos que no querían, pero ya se animaron y ahora que ya empezaron a ver que todo el barrio se iba a ver bonito, cambiaron de opinión”, dijo Chávez.

Chávez resaltó que el proyecto, además de embellecer el barrio y motivar a los vecinos a compartir un día de trabajo conjunto, tiene también como objetivo el de promover la alimentación saludable.

Frente a cada casa se colocaban una o dos macetas en las que los vecinos plantaban fresas, chiles, tomates, pimientos y flores de diversas variedades que estarán a la disposición de cualquier persona que pase por la cuadra.

Se espera que estudiantes del club de jardinería de la Preparatoria Augustus Hawkins puedan ayudar a los vecinos a mantenerlas.

Mientras algunas personas se dedicaban a plantar, otro grupo de voluntarios construía las macetas en un pequeño taller improvisado en el estacionamiento del Centro St. John’s.

“Es un esfuerzo para crear comunidad, entre la escuela, los vecinos y nuestra clínica”, dijo Chávez, quien señaló que esperan que este esfuerzo se extienda a otras comunidades.

La actividad también sirvió para que los padres enseñaran a sus hijos como sembrar y plantar.

Georgina Ramírez participó en el proyecto, con la ayuda de su pequeña hija Karen, de 3 años y medio, quien abría los surcos mientras su madre echaba agua y le daba instrucciones de cómo hacerlo. “Aquí es la primera vez que estoy participando, pero en mi pueblo mis papás sembraban chiles, jitomates, tomatillos y yo los ayudaba”, dijo Ramírez.

Ron Finley, quien encabeza el proyecto que lleva su nombre, destacó la importancia de que la comunidad consuma alimentos saludables. “Queremos traer comida saludable a la comunidad porque nadie más lo está haciendo”, dijo Finley, quien añadió que las frutas y legumbres en los supermercados contienen pesticidas, que son dañinos para la salud.

“Tenemos que tomar nuestra salud en nuestras propias manos. Tenemos que enseñar a los niños cual es el sabor de la verdadera comida”, añadió Finley.

El Centro Familiar Bienestar Infantil St. John, ubicado en el 808 de la W. 58th Avenue, recibe unas 160 mil visitas de pacientes al año, de los cuales entre el 60 y 70 % son de origen latino, a quienes atiende sin importar su estatus legal o condición económica.

El centro fue fundado hace casi 50 años, en la parte superior de una iglesia, y actualmente posee 10 clínicas, 5 de ellas en 4 escuelas preparatorias y una escuela primaria en diferentes áreas de Los Ángeles.