Mueren 26 en Irak

Siguen los ataques en ola de violencia que comenzó hace meses

Mueren 26 en Irak
Un ciudadano iraquí camina en el lugar donde se produjo otro atentado con coche-bomba, en Husseiniya.
Foto: EFE

BAGDAD, Irak. — Tres explosiones, entre ellas un atentado suicida en un café, dejaron 26 muertos en el centro y oeste de Irak ayer por la noche, informaron funcionarios, los más recientes en una ola de violencia que comenzó hace varios meses.

En el peor de los tres ataques, un suicida detonó su cinturón con explosivos dentro de un café en Balad, 80 kilómetros (60 millas) al norte de Bagdad, lo que dejó 15 muertos y 30 heridos, informó la policía. Los extremistas atacan con frecuencia objetivos civiles chiíes para tratar de socavar al Gobierno.

Aproximadamente dos horas después, seis personas perecieron y 17 quedaron heridas en una explosión cerca de un restaurante en la ciudad de Bakuba, 60 kilómetros (35 millas) al noreste de Bagdad.

Ya avanzada la noche, el conductor de un coche-bomba estrelló su vehículo contra un punto de control militar cerca de la ciudad de Faluya, lo que provocó la muerte de cinco soldados, informaron oficiales de policía. Faluya, que en otros tiempos fue un bastión de Al Qaeda, está 65 kilómetros (40 millas) al oeste de Bagdad.

Autoridades de un hospital cercano confirmaron la cifra de víctimas. Todos hablaron a condición de no ser identificados porque no están autorizados a hacer declaraciones a los periodistas.

El más reciente brote de violencia ha provocado temores de que Irak esté regresando a las matanzas sectarias que colocaron al país al borde de una guerra civil en 2006 y 2007.

Mientras tanto, la rama de Al Qaeda en Irak se atribuyó la responsabilidad de los atentados que mataron a 69 personas durante el feriado musulmán tras finalizar el mes sagrado del Ramadán.

Los ataques del sábado pasado se centraron en cafés y mercados concurridos y fueron parte de una ola de derramamiento de sangre que ha barrido el país desde abril, con más de tres mil muertos y un empeoramiento de los ya tensos lazos entre la minoría suní y el Gobierno liderado por chiíes.

El Estado Islámico de Irak y el Levante —como se conoce la filial de Al Qaeda en Irak— expresó en un comunicado en Internet que los atentados fueron en represalia por el arresto de cientos de musulmanes por las fuerzas de seguridad.

No se pudo confirmar independientemente la autenticidad del comunicado, pero se publicó en una página de Internet que los extremistas usan con regularidad.