Captor tenía cartas de joven secuestrada

Hannah Anderson volvió ayer con su familia cinco días después del rescate

Captor tenía cartas de joven secuestrada
Hannah Anderson llega a un restaurante en Lakeside, California, cinco días después que agentes del FBI la rescataran en Idaho.
Foto: AP

LAKESIDE, California.— Una muchachita de 16 años fue calurosamente recibida en su hogar cinco días después que agentes del FBI mataron a un amigo de la familia del que se sospecha torturó y mató a la madre y hermano de aquella y escapó con ella a los bosques de Idaho.

Los bomberos hallaron el cadáver de Christina Anderson, de 44 años, con lo que parece sangre junto a la cabeza. Se cree que James Lee DiMaggio “torturó y mató” a madre e hijo, Ethan, de 8 años, escribió el detective Darren Perata, sin entrar en detalles.

Los investigadores que inspeccionaron la casa de DiMaggio hallaron cartas de Hannah, un artefacto incendiario y elementos para provocar incendios.

El legajo dice que DiMaggio y Hannah dialogaron 13 veces por teléfono antes de que él la fuera a buscar a una práctica de porristas el 4 de agosto, horas antes de que los bomberos hallaran el garaje de DiMaggio en llamas en Boulevard, un pueblo rural a 100 kilómetros (65 millas) al este de San Diego.

El jefe de policía de San Diego, Bill Gore, ha insistido en que Hannah fue víctima de comienzo a fin. “No puedo decirlo de manera más contundente”, dijo en una conferencia de prensa el lunes.

Brett Anderson dijo que su hija trataba de sobrellevar la odisea. Agregó que habló con los jinetes que vieron a la pareja en Idaho y alertaron a las autoridades, a quienes les agradeció por haber salvado la vida de la joven.

Hannah Anderson fue acosada por los reporteros al entrar y salir el jueves de un restaurante que organizó una recaudación de fondos. A los periodistas se les pidió que aguardaran afuera mientras Hannah y su padre se quedaron durante horas. La muchacha no habló.

“No sé qué decir. Solo quiero abrazarla”, dijo Alyssa Haugum, una compañera de clases de Hannah en Lakeside, un suburbio al este de San Diego de 54 mil habitantes.

“En estos momentos ella está con su familia y, por supuesto, con algunas amistades, y está feliz de estar aquí”, dijo a la prensa frente al restaurante.

Hannah fue secuestrada el 4 de agosto por DiMaggio, el mejor amigo de su padre que era como un tío para ella y su hermano Ethan.

La joven dijo que DiMaggio invitó con engaños a los chicos y a su madre, Christina Anderson, de 44 años, a su casa en Boulevard.

La jovencita que acaparó la tención nacional de los medios y que provocó una alerta ámbar en California entró al internet 48 horas después de haber sido rescatada el sábado.

La joven llegó a asegurar en la red social que DiMaggio tuvo su merecido al morir acribillado en un tiroteo con las autoridades en un área rural de Idaho.

James Lee DiMaggio, de 40 años, murió acribillado de por lo menos cinco balazos en la cabeza y en el pecho, dijo el forense del condado Valley, Nathan Hess, que completó la autopsia el lunes en Boise, Idaho.

No se pudo determinar el número preciso de heridas de bala que sufrió.

El cadáver de DiMaggio fue cremado cerca de Los Angeles esa misma semana, dijo un portavoz de la familia, Andrew Spanswick.

La joven respondió a cientos de preguntas en una red social conocida como Ask.fm.

Ahí aseguro que DiMaggio maniató a su madre y a su hermano en su garaje.

Afirmó que no sabía que habían muerto hasta que un agente del FBI se lo dijo en el hospital el sábado después que fuera rescatada.

Anderson indicó que “prácticamente” estuvo despierta durante seis días consecutivos y que DiMaggio no prestó atención a sus ruegos de que le diera alimentos.

No podía escapar porque DiMaggio tenía un arma y “amenazó con matarme y a cualquiera que tratara de ayudarme”.