Empleos domésticos necesitan protección en California

Legislador de California propone Acta de Derechos para estos trabajadores
Empleos domésticos necesitan protección en California
Kevin de Leon (D-Los Angeles) atiende a una persona mayor para mostrar la importancia del trabajo doméstico.
Foto: La Opinión - Ciro César

Dina Demavavas, sabe perfectamente bien lo que implica cuidar 24 horas al día, 6 días de la semana, a una anciana de 88 años de edad. Ese es su trabajo. Y más que un empleo de tiempo completo, para esta mujer inmigrante de las Filipinas, es una entrega de vida.

Ayer recibió un poco de ayuda de parte del senador estatal Kevin De León (D22), para cuidar de Janet Harrison, su empleadora.

El legislador ayudó en las tareas diarias y explicó como un proyecto de ley conocido como AB 241 o el Acta de Derechos de los Trabajadores Domésticos de California, podría traer alivio a personas como ella.

“Este es un trabajo extremadamente duro y muy valioso. Pero para mucha gente, las trabajadoras domésticas son invisibles”, resaltó De León, quien encabeza la propuesta de ley.

“Siento un enorme respeto por estas mujeres, en su mayoría inmigrantes, que hacen un trabajo increíble al cuidar de los hijos o los padres de las personas más adineradas de California”, subrayó De León.

Demavavas se alegró por la ayuda recibida y contó un poco sobre lo que representa su trabajo.

“No solo es cuidarla, sino que yo le doy amor y cariño, porque ella me quiere y me está dando un trabajo que me permite mandar dinero a mis hijos en Filipinas”, compartió la mujer. “A veces me demuestra cariño y a veces me quiere golpear”, agregó.

La AB241 reconoce que los empleados domésticos son “una de las fuerzas laborales más vulnerables en el estado”, y que históricamente han sido desprotegidos de las leyes.

El proyecto de ley busca 4 provisiones básicas: pago de tiempo extra, tiempos de descanso, incluyendo goce de sueño ininterrumpido, como el que actualmente carece Demavavas, y uso de la cocina.

Demavavas, reconoce que cuidando a Janet, ha comenzado a recibir un trato y una compensación justa.

Ella dice le pagan $200 al día por 24 horas de trabajo al día y un día de descanso a la semana. Durante sus 6 días de trabajo, duerme en la misma habitación que Janet, la lleva al baño, la baña, la alimenta y tolera sus cambios de humor.

“Llevo 10 años realizando este trabajo , y esta es la primera vez que me pagan y me tratan muy bien. Antes las familias me discriminaban, me prohibían agarrar comida o usar sus cocinas y me pagaban bien poco”, dice.

Janet reconoce el trabajo de Dina. “Es mi familia y me siento bendecida”, expresó.