Clínica Romero de Los Ángeles ya tiene nueva directora

Sandra Rossato toma las riendas de la popular agencia médica
Clínica Romero de Los Ángeles ya tiene nueva directora
Cuando la Clínica experimentó una difícil situación financiera, algunos pedían la renuncia de su ex director y el presidente de la Junta Directiva, Carlos Vaquerano.
Foto: La Opinión - Archivo

Un año después que renunciara su ex director, y de atravesar por problemas financieros que terminaron en despidos de personal y recortes a programas, la Clínica Monseñor Óscar Arnulfo Romero tiene nueva líder.

La Junta de Directores de la agencia anunció la designación de su nueva Directora Ejecutiva, Sandra Rossato. El nombramiento es efectivo desde el 15 de agosto pasado.

Carlos Antonio Vaquerano, presidente de la Junta, indicó que Rossato se había desempeñado como directora de Recursos Humanos de la institución durante los últimos tres años y medio y que, en el último año, había actuado como directora ejecutiva interina. Rossato es miembro de la Asociación de Clínicas Comunitarias de Los Ángeles.

Rossato no está disponible para hacer comentarios hasta la próxima semana.

“La nueva directora aparentemente está trabajando bien”, opinó Daniel Guzmán, de la Asociación de Pacientes de la clínica. El líder aclaró que si bien el centro aun sigue en crisis, tampoco se podía esperar que la nueva directora hiciese cambios en tan poco tiempo. La Asociación de Pacientes de la clínica se creó dos años atrás como respuesta a los problemas financieros y los recortes de personal que experimentó el centro médico.

El pasado director, el Dr. Albert Pacheco, renunció a su puesto en 2012, citando razones personales. En 2011, y durante su dirección, la clínica atravesó dificultades económicas que se tradujeron en despidos de personal y recortes de programas.

En ese entonces, la clínica inició un proceso de restructuración, en un intento por enfrentar un déficit de un millón de dólares, de los $10 millones anuales que necesitaba para el funcionamiento de sus tres sucursales.

La Asociación de Pacientes responsabilizó al liderazgo de la clínica por los problemas financieros y pidió que se incluyeran más pacientes en la Junta Directiva. En las sedes del Este de Los Ángeles y Pico Union se realizaron protestas semanales que pedían la renuncia del Dr. Pacheco y de Vaquerano. La oficina del congresista Xavier Becerra intervino en el conflicto y logró detener las manifestaciones.

Al renunciar el Dr. Pacheco, el año pasado, la clínica quedó sin director ejecutivo, sin director financiero y con una enfermera como directora médica, como resultado de la renuncia de la Dra. Casey Vibbard, un mes y medio antes. En ese entonces, La Opinión reportó que de los 300 a 500 pacientes diarios que se solían atender en el lugar, sólo se estaban atendiendo alrededor de 60.

La Clínica Romero atiende a la comunidad de Pico Union, principalmente inmigrantes de origen centroamericano.