Quetzal habla de su arte incomprendido

La aclamada banda del este de Los Ángeles, ganadora del Grammy, se presenta en concierto gratuito este sábado.
Quetzal habla de su arte incomprendido
Quetzal es una banda chicana que mezcla diversos sonidos como el rock, jazz, blues, africano, afro-cubano y son jarocho.
Foto: Suministrada

Quetzal es ganador de un Grammy. Y aunque lo agradecen… no lo presumen. Para ellos, su arte va más allá de las condecoraciones, de las giras y muy lejos de lo comercial.

No buscan la fama pero sí que su música sea escuchada y, sobretodo, que su proyecto sea entendido.

“Nos ha costado trabajo que se comprenda”, dice Quetzal Flores, fundador de la banda que lleva su nombre. “Somos chicanos y traemos esa onda ‘locochona’ de mezclar y siempre dar una propuesta nueva, no sólo musical, sino también comunitaria”.

Ellos llevan en cada nota y en cada frase el compromiso social, el comunitario, que no sólo se queda en su música, sino que aterriza en las aulas de clase o en algún otro centro de enseñanza.

Quetzal es una banda chicana muy particular. Mezclan diversos sonidos como el rock, jazz, blues, africano, afro-cubano y son jarocho (un ritmo nacido en Veracruz, México).

La banda liderada también por Martha Gonzáles desde hace más de una década, se presentará el sábado en el Levitt Pavilion en el Memorial Park de Pasadena.

“Estos eventos tienen una importancia real”, comenta Flores. “Viene de la vieja escuela de tomar los espacios públicos y eso me recuerda cuando yo era chavo: siempre había música y la gente salía a disfrutar esos lugares. Los últimos 20 años hemos sufrido el miedo de salir a los espacios públicos y es importante volver a salir y participar”.

En febrero de este año, el grupo Quetzal ganó su primer Grammy con el disco Imaginaries, una presea que aprovechan de una manera muy distinta a la mayoría de quienes lo han obtenido.

“Queremos utilizar el espacio que nos da [haber ganado] el Grammy para involucrarnos más con la comunidad”, explica el músico. “Realizamos talleres de composición comunitaria, hacer música en comunidad y en comunidad con música, que se trata de facilitar el regreso a la participación musical de la comunidad”.

Flores explica que esa ideología, pocas veces comprendida por las disqueras multinacionales da pie a toda clase de creaciones musicales por parte de la gente.

“La gente piensa que no pueden participar en nuestros talleres porque no son músicos, y no es así. Es participar y tener la experiencia de componer una canción, de dar testimonio y contribuir a la creación de una pieza que no tendrá dueño”, señala. “Siempre pensamos en lo comercial y esto queda muy fuera de eso”.

El grupo Quetzal está ensayando ya nuevos temas que formarán parte de su nueva producción y, durante su participación del sábado, estrenará algunos de ellos.

“Comenzaremos a grabar la próxima semana pero no sabemos cuándo saldrá. Así son las cosas con nosotros”, resume Flores. “Son piezas que tratan de animales urbanos que se encuentran en la ciudad y que nos dan lecciones de las que todos podemos aprender”.

Los banda de East LA, se ha distinguido también por estar muy cerca de la lucha por la justicia social y, en varias ocasiones, han utilizado su música para manifestar sus acuerdos y desacuerdos.

“Siempre estamos con la oreja en el suelo”, señala Flores. “Pero además, leemos mucho y estamos pendientes de lo que sucede aquí, pero también en el mundo. Hay mucha inspiración [para hacer sus temas] no sólo de los conflictos y las matanzas, sino también de los triunfos”.

Flores agrega que esa responsabilidad de informar a través de la música “es parte del ser músico y artista. Hay que estar consciente de lo que está sucediendo no solo en tu comunidad sino en diferentes comunidades”.

Quetzal participará dentro del Summer Music Festival que se realizará el sábado 24 a partir de las 6:00 p.m. en el Memorial Park PasAdena (Levitt Pavilion), que se localiza en la esquina de N. Raymond Ave. y E. Walnut St. es un evento gratuito para toda la familia