Gobierno de Los Ángeles revive plan antibaches

Medida que cobraría un impuesto para reparar los baches en las vías durante los próximos 29 años avanza en el Concejo angelino

Gobierno de Los Ángeles revive plan antibaches
Se estima que cada conductor paga unos $746 anuales por baches como este, cerca de las calles North Main y Daly.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

Al Concejo de Los Ángeles ha llegado con más fuerza un plan que repararía las devastadas calles de la ciudad con un bono de $3 mil millones que se obtendría elevando un 1% el impuesto a la propiedad. Ayer el Cabildo aprobó seguir explorando esa opción.

Si la propuesta recibe luz verde en el Cabildo, estaría en la boleta electoral del 4 de noviembre de 2014. A principios de este año la medida fue congelada porque otro incremento tributario estuvo en la boleta, la fallida extensión de la Medida R, que solventa proyectos de transporte en la región.

Pero en esta ocasión la iniciativa de los concejales Joe Buscaino y Mitch Englander parece ir viento en popa: ya no está en la escena política uno de sus detractores, el ex alcalde Antonio Villaraigosa, cuenta con un reporte que lo avala y ha cobrado fuerza tras decenas de reuniones por todo el municipio.

Al menos 8,700 millas de calles en Los Ángeles se encuentran en pésimas condiciones, siendo un reto para todos los vecindarios, sin distinción de clases sociales. Un nuevo mapa, elaborado por el Ayuntamiento, muestra que todos los barrios tienen vías que necesitan repavimentación, desde el empobrecido Sur de Los Ángeles a zonas de ingresos elevados, como Bel-Air y Hollywood Hills.

En el reporte “Salvemos nuestras calles”, que este miércoles se distribuyó en el Concejo, se distingue cada uno de los caminos que necesitan reparación urgente. Se les coloreó con rojo, dando la apariencia de un sistema circulatorio, ya que predomina ese tono.

Con este análisis reinicia con fuerza la que ha sido presentada como la estrategia más viable para mejorar la infraestructura vial de esta metrópoli en el período más corto, diez años.

“El motivo principal de llamadas telefónicas que recibimos en nuestra oficina es la pregunta de cuándo van a reparar mi calle”, dijo Englander, quien resaltó que este problema contribuye al tráfico, a ralentizar la respuesta de los cuerpos de emergencia y eleva el costo por operación de los autos. Se estima que cada automovilista paga unos 746 dólares al año por la proliferación de baches.

Otro punto negativo es el impacto en los negocios locales. “¿Quién querrá invertir en Los Ángeles si hay calles devastadas?”, dijo Buscaino, representante de San Pedro y Wilmington en el Concejo.

Ayer, dicho cuerpo legislativo pidió un reporte en 45 días sobre esta iniciativa, con la cual se elevaría un 1% a los dueños de propiedades en la ciudad durante 29 años. Con ese fondo se cubriría un retraso de 60 años en inversión a la infraestructura vial. El Cabildo también solicitó una sugerencia para crear un comité ciudadano que vigile la implementación del plan.

Cada año, la Oficina de Servicios de Calles gasta $100 millones reparando las vías en malas condiciones y solamente el 20% de ese fondo es destinado para las tareas de reconstrucción.