Garcetti doblega al DWP

Sindicato de electricistas acepta congelar salarios hasta 2016
Sigue a La Opinión en Facebook

El poderoso sindicato del Departamento de Agua y Energía (DWP) se ha doblegado ante su otrora enemigo electoral, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, al aceptar un contrato que congelaría los sueldos de sus 8,700 miembros por tres años y reduciría prestaciones de la nueva plantilla.

El Cabildo ratificará el viernes un acuerdo por el cual se estiman ahorros de 456 millones de dólares en cuatro años y de 6,100 millones de dólares en tres décadas. La Local 18 de la Hermandad Internacional de Electricistas (IBEW) no había acordado rechazar incrementos salariales desde hacía 20 años.

Garcetti recalcó que el acuerdo sienta las bases para una reforma “real” en el DWP y devuelve el control del organismo a los usuarios. “Este departamento ahora será manejado por sus dueños, la gente de Los Ángeles”, subrayó el alcalde, refiriéndose al dominio que por años ha ejercido el sindicato, que donó millones de dólares a la campaña de su rival en la pasada contienda por la Alcaldía, Wendy Greuel.

“Reparar al DWP será un trabajo a largo plazo, pero por los cambios logrados ahora tenemos un camino para una reforma comprehensiva”, dijo el funcionario ayer, en una conferencia de prensa.

Si el contrato también es aceptado por la mayoría de los integrantes del sindicato —un proceso que se desarrollaría en las siguientes dos semanas— no habrán aumentos de sueldo hasta el 1 de octubre de 2016, al tiempo que se elevan las contribuciones a los planes sanitarios y de jubilación, así como la edad mínima de retiro, para los nuevos trabajadores del departamento.

“Nadie se postula a una oficina sólo para cortar cosas, pero los tiempos difíciles lo reclaman”, dijo el alcalde, quien indicó que espera que los cambios alcanzados tras meses de acaloradas negociaciones “incluyan a todos”: al Cabildo, a su administración, a su oficina, a los empleados del DWP y a la comunidad.

“Por el mensaje que enviamos en la elección y porque permanecimos unidos como familia en estas negociaciones, mostramos el poder que tenemos, el poder de la gente”, agregó Garcetti.

Bryan D’Arci, dirigente del IBEW, dijo estar complacido por el acuerdo. “Este es un paso importante hacia la promulgación de soluciones reales que ahorren miles de millones de dólares a la ciudad y los contribuyentes, al tiempo que garantiza la salud a largo plazo del DWP y de sus planes sanitarios y de pensiones”, expresó el líder sindical.

¿Quién sigue?

Según el alcalde, esta es la apertura de un “capítulo de colaboración”, pero descartó que el próximo en la lista sea la Coalición de Sindicatos de la Ciudad, que ya ha aceptado concesiones.

El fin de unas ríspidas negociaciones, donde incluso se habló de la posibilidad de iniciar una huelga, se presenta pocos días después de que un reporte del contralor municipal ventilara que la nómina del DWP recibió 77.3 millones de dólares en horas extras y otras prestaciones en el primer semestre del 2013.

“Este acuerdo define un marco para negociaciones futuras que nos permite continuar atendiendo el costo de los planes sanitarios y de jubilación”, comentó el contralor Ron Galperin.

Para Paul Krekorian, presidente del Comité de Presupuesto y Finanzas del Cabildo, un acuerdo tan extenso se alcanzó gracias al nuevo liderazgo en la ciudad. “En muchos puntos este contrato tiene un éxito fenomenal para los contribuyentes de la ciudad”, dijo.

La propuesta que este viernes analizará el Concejo Municipal propone un ahorro de 385 millones de dólares sólo cancelando los incrementos de sueldo. La paga nominal absorbe el 22% del presupuesto del DWP. Por todas las concesiones de la plantilla existente se calcula un ahorro de $415 millones.

Y para los nuevos empleados se pide subir la edad mínima de jubilación luego de tres décadas de trabajo, de 55 a 63 años, y reducir de 100% a 80% el pago máximo de la pensión.

¿Por qué se echó para atrás D’Arci, el dirigente del IBEW?, se preguntó ayer en el Ayuntamiento. “No es correcto, él no se echó para atrás”, respondió Herb Wesson, presidente del Concejo, y pidió a sus colegas seguir negociando hoy con el gremio. “No queremos que la conversación termine”, dijo.