Cuestionan contrato a portavoz

Ex concejal con problemas legales es vocero del senador Ron Calderón

SACRAMENTO.—La contratación del ex concejal de Bell Gardens, Mario Beltrán, como portavoz del senador demócrata de Montebello, Ron Calderón, quien se encuentra bajo investigación federal, causó sorpresa a más de uno.

En 2006 Beltrán, de 36 años, fue condenado a tres años de libertad condicional por dar información falsa para un reporte policiaco que levantó cuando le robaron su placa como concejal, luego de perder el conocimiento al estar bajo la influencia del alcohol.

Debido a que utilizó dinero electoral para defenderse en ese caso (el cual perdió), Beltrán fue sentenciado de nuevo en 2009 a libertad condicional y se le prohibió ocupar un cargo público por cuatro años, tras declararse culpable de mal uso de fondos de campaña.

“Reconozco que en el primer incidente andaba borracho hasta las trancas, y que en el segundo usé los fondos para pagar los gastos del abogado, pero lo hice porque fui aconsejado que era lo correcto”, justificó.

Parte del acuerdo que hizo Beltrán con la Corte Superior del condado de Los Ángeles para resolver el caso de 2009 fue renunciar como concejal de Bell Gardens, cargo que había ganado en 2005.

En marzo pasado, Beltrán terminó de cumplir su sentencia y prontamente se reincorporó a trabajar con el senador Calderón, lo cual no fue bien visto por algunos.

Más aún cuando el 4 de junio, las oficinas del senador Calderón fueron cateadas por el Buró Federal de Investigaciones que estaba buscando evidencias para un caso criminal.

“No conozco a Beltrán, pero no merece tener una tercera o cuarta oportunidad porque ya tuvo una primera y una segunda. Bueno, puede que merezca tenerla pero no a costillas de los contribuyentes”, dijo el alcalde de Downey, Mario Guerra.

“Seguir en el servicio público después de sus antecedentes no es ilegal pero no es ético”, aseveró Guerra.

Beltrán dijo que sus problemas legales fueron producto de una inmadurez “que está haciendo explotada por mis enemigos políticos como Mario Guerra, a quien le conviene ponerme en mal a mí y al senador Calderón, porque anda en campaña para quedarse con su escaño. Y como sabe que Tony Calderón, el hermano del senador, también lo está buscando, pues mis errores le favorecen”.

El alcalde Guerra dijo que en efecto si se quiere quedar con el asiento que Calderón dejará vacante, pero por sus propios méritos. “Como alcalde he creado ocho mil empleos en tres años”, argumentó.

El concejal de la ciudad de Bell, Nestor Valencia, dijo que el nombramiento de Beltrán es un asunto de confianza pública y moralmente envía una mensaje fuerte.

Beltran sostuvo que el concejal trató de sobornarlo para que favoreciera a una pequeña compañía privada de agua en Maywood, en cuya elección de la mesa directiva Valencia era inspector de elecciones. “Como me negué y presenté una declaración jurada como parte de una demanda en contra de Valencia, pues ahora me critica”, sostuvo.

Valencia dijo que la acusación de Beltrán era una “vil mentira, y le deseaba suerte. “Yo no tengo cabida en sus acusaciones y en distorsionar a los medios”, indicó.

Beltrán tiene más de 10 años de experiencia en el trabajo legislativo. Tras graduarse de la universidad, este inmigrante salvadoreño trabajó como interno con el entonces asambleísta demócrata Gil Cedillo. Luego fue uno de sus representantes de campo. También trabajó con la ahora congresista Judy Chu por tres años, y antes con Calderón estuvo alrededor de un año.

Phil Ung de Common Cause, una organización de vigilancia de las acciones del Gobierno, dijo que “entendemos que Mario Beltrán está deseoso de servir, por lo mismo esperamos que se mantenga limpio, y libre de problemas”, indicó.