Breves deportivas

El receptor abierto de los Gigantes, Víctor Cruz, regresó a los entrenamientos ayer después de perderse dos semanas por un problema en el talón, una buena señal respecto a las posibilidades de que el jugador participe en la apertura de la temporada frente a los Vaqueros.

Cruz, quien se lastimó el talón izquierdo en el juego de pretemporada de los Gigantes ante los Potros el 18 de agosto, participó en todos los ejercicios durante la práctica que estuvo abierta a la prensa. El entrenador en jefe Tom Coughlin dijo que Cruz recibió al menos la mitad de las jugadas de la práctica.

La defensa del promotor Félix “Tutico” Zabala hará un movimiento estratégico en los próximos días relacionado al caso por incumplimiento de contrato que llevan contra el también promotor Oscar de la Hoya y el campeón junior mediano Saúl “Canelo” Alvarez.

Es muy posible que Zabala y sus abogados, Antonio “Tony” González y Alex Brito, soliciten la congelación de la bolsa millonaria que Alvarez obtendrá en su mega combate del 14 de septiembre ante Floyd Mayweather Jr., en lo que se resuelve el pleito iniciado desde hace cinco años en el Tribunal del Circuito Judicial del Condado de Miami-Dade.

Fernando Alonso, astro del automovilismo de Fórmula Uno, llegó a un acuerdo preliminar para comprar el equipo ciclístico Euskaltel Euskadi, agobiado por problemas financieros, “para evitar su desaparición”, segun se dijo.

El dos veces campeón mundial de FI dijo ayer en su portal que el “acuerdo inicial” se produjo después de “negociaciones intensas” y lo deja “a un paso” de adquirir el equipo. El portal dijo que, bajo la conducción de Alonso, Euskaltel Euskadi respetará los contratos vigentes de sus ciclistas para las temporadas 2014 y 2015. No se dieron a conocer los términos financieros.

El ex campeón de peso pesado Tommy Morrison falleció el domingo en la noche en un hospital de Omaha, Nebraska. Tenía 44 años. Tommy Holden, promotor durante largo tiempo de Morrison, dijo que el boxeador falleció con su esposa Trisha a su lado.

Morrison, considerado una de las llamadas “esperanza blanca” de los pesos pesados, arrojó positivo a HIV antes de una pelea en 1996 ante Arthur Weathers, terminando efectivamente su carrera boxística. En los años siguientes, negó tener HIV y retó la existencia del virus.