Contaminación en Vernon

La planta Exide en Vernon tiene una larga historia de irregularidades que ponen en peligro la salud de decenas de miles de vecinos. A estas alturas, debería ser cerrada de una vez por todas.

Esta planta recicla, por año, aproximadamente 22 millones de baterías, empleando una fuerza laboral cercana a los 60 empleados. La compañía se encuentra en proceso de bancarrota, en parte debido a la presión del cierre de la planta que, según la empresa, obedece a maniobras de políticos locales.

En realidad, la planta siempre estuvo en problemas, por lo cual lleva más de 30 años operando en un “estatus interino”.

En marzo, la agencia responsable del aire en el Sur de California (AQMD) reportó un alto nivel de emisiones tóxicas que elevaba el riesgo de cáncer a 110,000 personas de las áreas de Boyle heights, Maywood y Bell.

La planta fue cerrada temporalmente en abril pasado por el Departamento para el Control de Sustancias Tóxicas de California, hasta que en junio el juez Luis Lavin, del Tribunal de Los Ángeles autorizó su regreso a operaciones, citando el daño irreparable que le causaba a Exide el cierre.

Es lamentable que al juez le preocupe más la solvencia de la empresa que los crecientes números de casos de asma infantil en la zona, como tampoco la exposición a contaminantes de los empleados de esta compañía, reportados por el AQMD.

Más preocupante es que se reporte que las autoridades reguladoras estén por llegar a un acuerdo para permitir que continúe la operación de la planta.

Los antecedentes de la planta no pueden ser peores como contaminador del aire y del agua. Las repetidas multas y su frágil posición de operar sin licencia regular no han impedido que la planta sea considerada por el AQMD como la peor —en cuanto al cáncer— de las 450 instalaciones que la agencia ha regulado en los 25 años.

La historia de esta planta es un capítulo de mala regulación que pone en peligro al público. Ya es hora de ser menos tolerantes y pacientes con los contaminadores, más de tres décadas es suficiente. Es hora de cerrarla.