España y Francia siguen su lucha

La 'Roja' visita a Finlandia y los 'Bleus' buscan ganar en Georgia
España y Francia siguen su lucha
Los tres porteros de España, Íker Casillas, Pepe Reina y Víctor Valdés, luchan por el puesto de titular hoy frente a Finlandia en Helsinki.
Foto: EFE

PARÍS (AP/EFE).— La selección española busca el primer triunfo de su historia en Helsinki, ciudad que visita por tercera vez y donde nunca ganó, y eliminar de su memoria el traspié ante Finlandia con el empate en El Molinón, para dar un paso de gigante al Mundial 2014, a falta de los dos últimos partidos como local.

El partido de Gijón es un referente en el que ha insistido Vicente del Bosque a sus jugadores. Un caso a evitar.

No estará Gerard Piqué, por sanción, y dejará su puesto a Raúl Albiol. Y el medio centro sufre una plaga de lesiones con Xabi Alonso, Sergio Busquets, Javi Martínez y Thiago Alcántara, que provocan que Mario Suárez sea el elegido en su segundo partido como internacional absoluto.

Del Bosque tiene dudas en la confección de su equipo. En la portería encara el debate por la suplencia de Iker Casillas en el Real Madrid. El capitán puede dejar paso también en la selección a un compañero y ser Víctor Valdés, que atraviesa un gran momento en el Barcelona, el titular en el Olímpico de Helsinki. Iker jugaría el martes el amistoso ante Chile.

Francia comienza hoy contra Georgia su férreo marcaje a la España de Vicente del Bosque en busca del primer puesto del grupo I de la fase de clasificación para el Mundial, con la obligación de ganar todos los partidos y esperar el error de “la roja.”

El conjunto de Didier Deschamps sabe que no depende de si mismo para lograr el único puesto que da acceso directo al Mundial, pero es consciente de que no debe permitir que un fallo de España les prive del premio.

Por eso y porque tienen que garantizarse la segunda plaza del grupo, que abre la puerta de la repesca, Francia tiene que salir a lograr los 9 puntos que restan en juego.

Los tres primeros ante una de las selecciones más débiles, una Georgia que apenas ha logrado cuatro puntos y una única victoria, frente a Bielorrusia, y que ya no tiene apenas opciones de clasificación.

El test, más que la victoria, que parece ofrecer pocas dudas, consiste en demostrar que Francia es un grupo fiable, competitivo, capaz de desarrollar buen juego y, sobre todo, que ha superado la sequía goleadora que le dura ya cuatro encuentros y 389 minutos.

La última vez que un francés perforó la meta rival fue, precisamente, contra Georgia, honor que corresponde a Frank Ribéry, que puso el inicio a la peor serie francesa desde 1987, cuando acumularon más de 400 minutos sin gol.

El peor síntoma de esa ineficacia de cara al tanto es Karim Benzema, el máximo goleador en activo de Francia con 15 dianas, pero que ya suma 1.155 minutos sin acierto.

Por el momento, Deschamps renueva su confianza a un jugador que ha disputado todos los encuentros que él ha dirigido, excepto dos, uno por sanción y otro por lesión.

Sin embargo, la imperiosa necesidad de Francia de romper la racha sin goles puede llevar al técnico a renunciar a su esquema con un solo punta y asociar al madridista junto con el atacante del Arsenal Olivier Giroud, autor de tres tantos en los tres primeros encuentros de la Premier.

El duelo contra Georgia servirá para ver de nuevo con la “bleu” a Eric Abidal, restablecido de su trasplante de hígado y que recupera su papel central en la selección.