Piden desconfiar de energía en lata

Doctores recomiendan evitar las bebidas energéticas
Sigue a La Opinión en Facebook
Piden desconfiar de energía en lata
Médicos y nutriólogos recomiendan evitar las bebidas energéticas.
Foto: Agencia Reforma

Conductores somnolientos, estudiantes con exámenes en puerta y oficinistas que se fueron de fiesta la noche previa a un día de trabajo son algunos de los consumidores que esperan que las bebidas energéticas eliminen su sueño, eleven su resistencia física y su estado de alerta.

Lo que no saben es que hay limitada evidencia científica de que estas bebidas puedan cumplir con sus promesas, señala el estudio Bebidas Energéticas y Sus Efectos en la Salud del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) en México.

Incluso médicos y nutriólogos recomiendan evitarlas y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de México advierte que las bebidas energéticas no deben ser consumidas por menores de edad, mujeres embarazadas, personas con padecimientos cardiacos ni deportistas.

Jorge Salas Tirado, médico general, refiere que la necesidad de dormir no puede ser eliminada consumiendo una bebida energética.

“El cuerpo tiene su propio sistema de trabajo tanto metabólico como físico y mental. Independientemente de lo que se beba, tarde o temprano, la persona terminaría por dormirse”, explica.

“Tampoco me hace más fuerte ni me da más resistencia. Lo que hace es incrementar el estado de alerta, aunque no se tiene claro cuánto puede durar este estado porque no hay estudios científicos al respecto”, añade el doctor.

María Elena Téllez, nutrióloga clínica explica lo que sucede en el cuerpo de quien consume una bebida energética.

“Sólo ponen más alerta a quien las consume. No es tanto que les den mayor energía, más bien lo que hacen es trabajar a nivel de sistema nervioso para poner más alerta a la persona. Activan el metabolismo para aprovechar la energía que tenemos almacenada en el organismo”, detalla.

Las bebidas energéticas contienen sustancias como cafeína, taurina, vitaminas del complejo B y, en algunos casos, guaraná o extracto de ginseng.

De acuerdo con un estudio realizado por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en México, la cafeína es el único ingrediente significativamente estimulante incluido en las bebidas energéticas, que, dependiendo de la marca, contienen entre 46 y 322 miligramos por lata, es decir, el equivalente a una y cuatro tazas de café.

La ingesta máxima de cafeína recomendada por la OMS es de 320 miligramos al día, y países como Estados Unidos limitan el consumo a 300 miligramos porque se ha demostrado que, cuando se excede esta cantidad, puede haber daños a la salud.

Audie Barrera, nutrióloga, subraya que, para determinar el consumo diario de cafeína, habría que considerar no sólo la ingerida en una bebida energética, sino incluir 80 miligramos más si es que se tomó una taza de café y, si se bebió un refresco de cola agregar otros 40.

El consumo superior a 320 miligramos de cafeína se ha asociado con efectos como nerviosismo, irritabilidad, insomnio, temblores y trastornos gástricos.

“Definitivamente, la recomendación es no consumirlas porque el problema es que una bebida energética combina varias sustancias, y a la fecha no hay estudios científicos en relación a las consecuencias que esta combinación puede traer”, advierte Nancy Paulina López, investigadora mexicana.

Algunas personas son más susceptibles a los efectos de la cafeína y pueden experimentar taquicardia, incremento de ansiedad y tensión.