Activistas en California se oponen a licencias marcadas

Algunas organizaciones argumentan que las licencias diferentes pondrían en riesgo hasta de deportación a los portadores, por una parada de tránsito
Activistas en California se oponen a licencias marcadas
Las licencias llevarían un signo distintivo al frente aunque aún no se han dado detalles de como sería.
Foto: Archivo

SACRAMENTO.- Al menos doce organizaciones que representan a los jóvenes inmigrantes a lo largo y ancho del estado se oponen a que se den licencias de manejo marcadas a los indocumentados mientras que otros grupos dicen que es mejor eso a nada.

“En lugar de ayudarlos los podrán en grave riesgo”, firmaron en un comunicado doce organizaciones de San Diego a Sonoma que forma parte de la Alianza por la Justicia de los Jóvenes Inmigrantes de California (CIYJA).

Apenas el viernes pasado, la oficina del asambleísta demócrata de Salinas, Luis Alejo presentó las enmiendas hechas a la medida AB60 que de hacerse ley, permitiría dar a los indocumentados una licencia que sería diferente a las tradicionales en el sentido de que no pondrían usarse con fines federales de identificación.

“Hasta que las enmiendas sean revertidas y no se requiera una marca, nuestras doce organizaciones afiliadas continuarán oponiéndose a esta pieza legislativa”, dijeron los jóvenes inmigrantes.

Otras organizaciones como la representada por Zachary Hoover, director de LA Voice, una afiliada de la Red Nacional Pico dijo que aunque evalúan las enmiendas hechas y no pueden dar un respuesta oficial, han tenido respuesta de los inmigrantes indocumentados a los que representan quienes aseguran que aunque la medida de Alejo no es perfecta, les daría un documento que les permitiría manejar.

Bajo la propuesta de Alejo, el principal cambio que tendrían las licencias para indocumentados es que especificarían en la parte trasera que “no son aceptables para propósitos federales sólo para el privilegio de conducir”. De acuerdo a los grupos opositores, esto significaría que las policías tendrían autoridad para detener o arrestar al portador de tal licencia por no tener un documento de identidad aceptable. “Una parada de tránsito de rutina podría terminar en una detención de migración y hasta en deportación”, dicen.

Las enmiendas hechas por Alejo a las licencias señalan que al frente tendrán un signo distintivo que las hará diferentes pero no especifican aún de qué se trata. De acuerdo a los jóvenes críticos, nada previene que tal marca pueda incluir las palabras “inmigrante indocumentado al frente de la licencia”.

Y de acuerdo a los opositores, aunque la AB60 invoca al Acta de Derechos Civiles Unruh, que se aplica a entidades privadas, no protege a las personas de ser discriminados en las cortes, servicios de los condados, clínicas de salud pública o escuelas públicas. “El hecho de que la licencia indique que el portador es una persona indocumentada abre la puerta para una discriminación potencial o de cualquiera que vea el documento”, dijeron.

La nueva versión de Alejo requiere que aquellos que soliciten una licencia tengan que firmar una declaración jurada admitiendo su estatus migratorio, la cual sería entregada al DMV.

“Sería como marcarlos. Señalaría a los indocumentados enormemente. Y representaría un gran riesgo de abuso hacia la comunidad indocumentada y podría ser ser usado en contra de nosotros”, dijo Nick Lorto miembro de la Coalición de los Jóvenes Inmigrantes de Los Ángeles.

Entre las organizaciones que forman parte de la Alianza por la Justicia de los Jóvenes Inmigrantes de California están los Dream Teams de Los Angeles, San Fernando, San Gabriel y el condado de Orange así comola Coalición de Jóvenes Inmigrantes de Los Angeles y la Coalición de Jóvenes Inmigrantes de Inland Empire.

La Oficina de Alejo no respondió a las críticas hechas por los jóvenes.

Pero Miguel Araujo, indocumentado, comerciante y líder comunitario de la Bahía de San Francisco afirmó que lo que los inmigrantes quieren es un documento que les permita manejar legalmente en el estado. “Los cambios propuestos por Alejo son cosméticos, y tener un permiso para manejar no sólo es bueno para nosotros que queremos manejar sin temor a la policía sino para todos los conductores porque al obtener una licencia estaríamos más entrenados”, observó.