Aumento del salario míninimo

En un tiempo, el salario mínimo era considerado como una compensación para el inicio de una vida laboral, especialmente para los más jóvenes. Eso era otra época. Hoy hay muchos empleados en esas labores que deben mantener una familia con este nivel de ingreso.

Por eso, el aumento del salario mínimo recién aprobado en Sacramento, que cuenta con la bendición del gobernador Jerry Brown, llega en un momento de necesidad, tanto para los bolsillos de los trabajadores como para la economía de California.

El incremento de dos dólares adicionales, para elevar de 8 dólares a 10 el pago por hora — a través de un período de dos años— es una manera equilibrada para aumentar el ingreso de estos trabajadores con la menor interrupción posible al sector privado.

De todas maneras hay reclamos de que este aumento elevará el precio de productos o que conducirá reducir empleos, ya que los empresarios no podrán absorber costos. Es posible que ocurra algo de esto, pero no es una justificación válida para mantener sumergidos bajo la tasa de pobreza a trabajadores a tiempo completo adultos.

En estos casos se produce un lento ajuste que a la larga beneficia a todos en general, ya que crece el poder adquisitivo de un sector de bajos ingresos que con su consumo mueve el ciclo económico. Al mismo tiempo, la reducción de la disparidad de ingresos es la señal de una economía sana.

Esperamos que el gobernador firme cuanto antes esta medida, al igual que el de las licencias de conducir para indocumentados. En ambos casos les dio su venia a estos proyectos que ayudará a los beneficiados y a la participación de los mismos en la economía de California.