El Chelsea de Eto’o desaprovecha la opción de liderar la Premier

El debut del camerunés Samuel Eto'o con el Chelsea no sirvió hoy para que los "blues" se impusieran al Everton del español Roberto Martínez y se colocaran como líderes provisionales de la liga inglesa. El debut del camerunés Samuel Eto'o en el ataque del Chelsea no sirvió hoy para que los del portugués José Mourinho fueran capaces de marcar en su visita al Everton, que se llevó el duelo por 1-0.
Sigue a La Opinión en Facebook
El Chelsea de Eto’o desaprovecha la opción de liderar la Premier
El entrenador del Chelsea Jose Mourinho (c) reaciona en un momento del partido entre el Everton y el Chelsea. EFE

Londres, 14 sep (EFE).- El debut del camerunés Samuel Eto’o con el Chelsea no sirvió hoy para que los “blues” se impusieran al Everton del español Roberto Martínez y se colocaran como líderes provisionales de la liga inglesa.

Londres, 14 sep (EFE).- El debut del camerunés Samuel Eto’o en el ataque del Chelsea no sirvió hoy para que los del portugués José Mourinho fueran capaces de marcar en su visita al Everton, que se llevó el duelo por 1-0.

Un cabezazo desde al área pequeña del escocés Steven Naismith en el descuento del primer tiempo derrumbó las perspectivas del conjunto de José Mourinho, que se lanzó al ataque en el último tramo del encuentro pero que no pudo doblegar las defensas del Everton y acabó perdiendo por 1-0.

Los “blues” sucumbieron ante un gol de cabeza del escocés Steven Nismith en el primer tiempo y perdieron su primer partido esta temporada en la Premier, si bien ya habían cedido dos puntos ante el Manchester United la última jornada (0-0).

El español Fernando Torres saltó al campo en el segundo tiempo para tratar de enderezar el duelo, pero tampoco pudo sumar un gol para los suyos, mientras que su compatriota Juan Mata fue titular con los “blues” pero cedió su puesto al joven brasileño Oscar al inicio del segundo periodo.

Una de las atracciones del partido era el estreno de Eto’o a las órdenes de Mourinho, con el que ya había coincidido hace tres años en el Inter de Milán.

Mejor suerte en su debut inglés tuvo el alemán Mesut Özil, que hoy demostró que los 45 millones que ha invertido el Arsenal en su fichaje no han caído en saco roto y guió a su equipo en una victoria convincente ante el Sunderland (1-3).

El exbarcelonista declaró esta semana su “amor” hacia su entrenador, y el portugués le demostró por su parte su cariño sentando al español Fernando Torres en el banquillo de inicio y cediendo el protagonismo en el ataque al camerunés, de 32 años.

El ex futbolista del Real Madrid no tardó más de diez minutos en firmar su primera asistencia: aún en los primeros compases del partido, Özil controló en carrera, con un toque sutil, un largo pase que llegaba desde casi cuarenta metros por detrás.

Eto’o se mostró activo durante todo el duelo, si bien fue incapaz de materializar las ocasiones de las que dispuso para adelantar a los suyos.

El alemán, por la izquierda, solo necesitó dar dos zancadas, levantar la vista y desplazar el cuero hacia el centro del terreno de juego para que el francés Olivier Giroud pudiera conectar el balón de primeras hacia el palo corto y dejarlo en la red para sumar su cuarto gol esta temporada en cuatro partidos.

A la media hora de juego le faltó un metro para hacerse con un balón que le hubiera permitido disparar a puerta vacía, pero un defensa del Everton se le adelantó y evaporó una de las mejores ocasiones de los “blues” en el primer tiempo.

El Sunderland equilibró el duelo de penalti al inicio del segundo tiempo y los visitantes tardaron casi veinte minutos en volver a poner orden al partido.

Mourinho también quiso mostrarle su confianza al español Juan Mata, a quien diversos rumores situaban lejos de Londres este verano.

Lo hicieron gracias a un remate desde fuera del área de Aaron Ramsey, que diez minutos después selló su doblete esta tarde con el tercero de los “gunners”, líderes provisionales de la Premier a al espera de que el Liverpool se enfrente el lunes al Seansea.

El portugués puso de inicio al exvalencianista para guiar el juego del Chelsea, si bien le sustituyó nada más comenzar el segundo tiempo por el joven brasileño Oscar dos Santos, de 22 años.

La peor noticia para el Arsenal fue la baja del español Santi Cazorla, que estará apartado del equipo hasta octubre por un golpe que se produjo durante sus compromisos con la selección nacional la pasada semana.

Los “blues”, que no han ganado un partido desde el pasado 21 de agosto (2-1 ante el Aston Villa), parecían incapaces de superar el denso entramado defensivo que había situado el técnico español del Everton, Roberto Martínez.

El Manchester United superó por su parte al recién ascendido Crystal Palace para sellar su primera victoria en casa esta temporada (2-0).

Los de Martínez demostraron además que son capaces de plantarle cara al rival más competente con un gol en el tiempo de descuento del primer tiempo.

El holandés Robin Van Persie acertó un penalti en el minuto 45 y el inglés Wayne Rooney redondeó un marcador que otorga algo de aire al conjunto de David Moyes, al que le está costando arrancar esta temporada y que solo había ganado uno de los tres primeros encuentros de la liga.

Fue un jarro de agua fría para los de Mourinho: el Everton trianguló con calma ante el área del Chelsea, cuyos jugadores se agolpaban estáticos en defensa.

El Manchester City, en cambio, se atascó ante el Stoke y no pudo pasar del empate (0-0) en un encuentro en el que el chileno Manuel Pellegrini decidió reservar de inicio a su principal atacante, el argentino Sergio “Kun” Agüero, quizás pensando en el compromiso europeo del próximo martes.

Tras varios pases, los de Martínez encontraron un hueco para profundizar en el área de Petr Cech y lanzaron un centro bombeado hacia el segundo palo que encontró sin cobertura al croata Nikica Jelavic, quien por su parte dejó de cabeza un balón suave para que fuera el escocés Steven Naismith quien finalmente marcara.

El Tottenham del portugués André Villas-Boas, por su parte, se mostró efectivo ante el Norwich y firmó una cómoda victoria por 2-0 gracias a los goles del islandés Gylfi Sigurdsson.

Por detrás en el marcador, Mourinho se la jugó y puso todas sus cartas sobre la mesa. Sentó a un defensa, Ashely Cole, para dar salida a Torres, y envió a los suyos al ataque aún a riesgo de dar facilidades a los contragolpes del Everton, una medida que tampoco logró doblegar la resistencia de los de Martínez.