De todo un poco y un poco más

Si un ciclón, un terremoto u otro desastre natural causa destrozos en tu casa, puedes deducir de tus impuestos algunos daños no asegurados. Puedes reclamar esa deducción si tu pérdida no asegurada, menos $100, excede el 10% de tu ingreso bruto ajustado. Si tienes que hacer ese tipo de reclamación, asesórate antes con la persona que te prepara tu declaración de impuestos.

Tú puedes conseguir tu reporte de crédito sin tener que pagar un centavo. Una vez al año, puedes pedir una copia gratis de tu reporte de crédito, ese informe que te ayudará a determinar tu estabilidad financiera y si alguien ha usado tu crédito de forma fraudulenta. Pídelo en http://www.annualcreditreport.com (tendrás que dar tu nombre, dirección, número de Seguro Social o ITIN y fecha de nacimiento). Si no te sientes seguro haciéndolo por Internet, llama gratis al 1-877-322-8228, o escribe a Annual Credit Report Request Service, P.O. Box 105281, Atlanta, GA 30348-5281 (firma la carta y envia un comprobante de tu domicilio actual).

Aprende seis maneras básicas de proteger tu nuevo negocio:

1. Registra tu marca o nombre y abre una cuenta de banco para ella.

2. Mantén los registros de tus ingresos y egresos bien ordenados.

3. Pregunta en tu oficina de impuestos si necesitarás número de impuestos estatales u otro requisito de acuerdo con tu entidad legal.

4. Consulta con el IRS qué calendario debes seguir para declarar tus impuestos, y con tu oficina local de asuntos del consumidor si necesitas obtener alguna licencia o permiso para operar tu negocio.

5. Mantén siempre las opciones de entidades legales abiertas, aunque al principio seas propietario único; si tu negocio crece, podrías necesitar cambiar de constitución.

6. Consulta con tu oficina local de Administración de Pequeños Negocios (SBA) http://www.sba.gov.

Si mueres sin dejar tus documentos y pertenencias en orden legal todas van a pasar bajo la jurisdicción de la corte de tu estado. Ese tribunal va a ser el que va a tomar control de todo lo que tengas, y se puede demorar hasta dos años en decidir qué personas tienen derecho y cuáles no, en mirar la ley y repartir todas tus posesiones de acuerdo a ella. No necesariamente sus decisiones van a estar de acuerdo con lo que tú quieres hacer con tus pertenencias. No tienes que ser rico para disponer de tus cosas antes de que algo pase, ni tampoco tienes que redactar un testamento completo.Puede ser lo que le llaman un fideicomiso (trust), que es como una gaveta donde vas a poner todas tus pertenencias para tener control sobre ellas e indicar con anticipación cómo es que quieres que se dividan tus legados. Hay diferentes tipos de fideicomiso, como el revocable (que lo puedes cambiar) y el irrevocable.

Cuando quieras aumentar tu puntaje de crédito, una de las maneras de lograrlo es aumentando la cantidad que tu tarjeta de crédito te ha autorizado a usar. De esa forma, deberás una proporción menor de la que ellos te hayan preaprobado. Un 30% del puntaje que recibes en tu historial de crédito tiene que ver con la proporción de qué parte de la cantidad que te han preaprobado estás usando. Para lograrlo, llama a la tarjeta de crédito y pide que te autoricen una cantidad mayor, es decir, que te extiendan la cantidad que ya te han preaprobado. Pero no pienses que eso es una licencia para que gastes más dinero y pongas la tarjeta hasta el tope. Si crees que no puedes controlarte, no lo hagas. Pero aquellos con bastante disciplina pueden aumentar el límite que tienen en la tarjeta y verán que la próxima vez que saquen su historial de crédito les va a salir el puntaje más alto.

Julie Stav

http://www.juliestav.com