Vidas en peligro en LA por llamadas innecesarias al 911

Muchas personas se confunden con el sistema 311 de información local
Vidas en peligro en LA por llamadas innecesarias al 911
Las llamadas innecesarias al 911 sobrecargan el sistema y hacen difícil el responder a emergencias, dicen las autoridades.
Foto: Archivo

Imagine esta escena: una persona ha sido baleada y alguien trata de reportarlo al sistema 911, pero la llamada no es atendida porque, al mismo tiempo, diez personas hablaron para pedir la dirección de la alcaldía, el teléfono de una estación policiaca o el horario de recolección de basura en su calle.

Si bien estas diez solicitudes serían rechazadas de inmediato por los operadores del centro 911 y al final enviarían ambulancias y patrullas para asistir al herido, los segundos perdidos podrían costarle la vida.

Este problema, créalo, sucede a menudo en esta ciudad, donde “un número significativo” de las 2.3 millones de llamadas que en 2012 recibió la División de Comunicación del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) no requerían del auxilio de sus agentes, ni de los elementos del Cuerpo de Bomberos (LAFD), según un reporte elaborado por el jefe del LAPD, Charles Beck.

“El número 911 no es para obtener información, es para emergencias”, dijo Beck a La Opinión. “Cuando la gente usa el 911 para pedir alguna información se sobrecarga el sistema y nos hace difícil responder a las emergencias, algo que policías y bomberos hacen todos los días”, agregó.

Muchas de las llamadas respondidas por telefonistas, indica Beck, debieron ser hechas a la línea municipal 311, que resuelve los asuntos del gobierno local (tales como corte de árboles, reparación de banquetas, direcciones de dependencias o limpieza de calles), o al teléfono 1-877-ASK-LAPD, que responde a las inquietudes no urgentes relacionadas con la Policía angelina.

“Hay otras maneras de obtener información”, insiste el jefe policiaco.

Mientras el gobierno de Los Ángeles prepara una campaña para educar a los residentes sobre el uso adecuado del número telefónico 911, se trata de cuantificar el costo de este problema. Por el momento, se calcula en “millones” la pérdida de recursos por las veces que se atienden falsas alarmas o por incidentes menores que derivan en amplios operativos de auxilio.

Ronnie Villanueva, jefe de personal del LAFD, pone un ejemplo de estos últimos casos: alguien se atraganta con algo, un familiar pide ayuda y llegan quince bomberos y paramédicos a bordo de cuatro unidades, aunque quizás esto se pudo resolver sin su presencia.

Antes de llegar al lugar, dice Villanueva, nadie duda que sea una urgencia real. “Tenemos que ir, tal vez sea una emergencia verdadera y se necesite a toda esa gente para ayudar a la persona”, explica.

El Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles recibe 1,100 llamadas de auxilio al día (sumando unas 400,000 al año), pero sólo cuenta con 953 elementos disponibles y 140 ambulancias para atenderlas.

“Tenemos una limitada cantidad de bomberos cada día”, menciona Brian Cummings, jefe del LAFD. “Si recibimos muchas llamadas se requieren muchas unidades para atender casos que no son emergencias y luego podemos recibir una llamada real de urgencia”, añadió.

La política del LAPD y LAFD es no cuestionar la veracidad de las urgencias y no imponer un castigo si al final se enteren que fue un desperdicio de recursos.

“Por eso queremos analizar esto para seguir ofreciendo un servicio de alto nivel a los residentes, pero al mismo tiempo conservar los pocos recursos que tenemos ahora”, dijo Cummings.

Para el concejal Joe Buscaino, quien solicitó el reporte de llamadas innecesarias al LAPD, la idea es conservar la atención para quien realmente la necesita. “Estamos estudiando todas las acciones posibles que ayudarán a cambiar la cultura de marcación al 911 para reportar lo que no es emergencia y mejorar la eficacia de nuestro sistema de respuesta a emergencias”, opinó el edil.

Villanueva cuenta que a menudo los bomberos angelinos regresan a las estaciones con las manos limpias por las falsas alarmas. “Para una persona es una emergencia, pero para otros no lo es”.

<img src="/wp-content/uploads/2013/09/IMPORT01_309159923_EP_-1_0.jpg" caption="

summary

“/>