Chef mexicana añade ‘sabor’ a la moda

Chef mexicana se adentra en el mundo del diseño con una opción... culinaria

La chef Martha Ortiz ama el colorido en sus guisos y vestidos.
La chef Martha Ortiz ama el colorido en sus guisos y vestidos.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO, D.F.— Aunque parece que son mundos completamente distantes, la realidad es que a la moda y a la gastronomía las une un “laboratorio de ideas” en el que la planeación, la creatividad y la estética son sus objetivos a seguir.

Diversos paralelismos son los que hacen confluir a estas dos disciplinas, como las menús y las colecciones, que cambian cada temporada.

Cada vez son más los grandes chefs de ciudades cosmopolitas que juegan con trazos, texturas, sabores y colores de los alimentos, justo como un diseñador de moda lo hace con sus telas.

“Sin duda son hermanas. El diseño de moda tiene que ver con la preparación, elaboración y presentación de alimentos. Por ejemplo, en lo personal, cuando elaboro un pastel, me encanta pensar que va a tener ‘una crinolina con entretelas’, cuando en realidad se trata de otro sabor”, apuntó la chef mexicana Martha Ortiz, propietaria del restaurante Dulce Patria en el D.F.

“Coinciden en varias técnicas, desde dibujar o hacer bocetos, hasta colorear y crear colecciones completas; en mi caso, colecciones de platillos”, añadió.

La chef, quien es reconocida por su exquisito estilo al crear platillos que rinden tributo a la cultura mexicana y que están llenos de sabor, estética y tradición, consideró que en la gastronomía y en la moda hay “básicos” que no pueden faltar.

“Así como en el armario debe haber una camiseta blanca de excelente calidad, en la gastronomía mexicana no hay nada más maravilloso que una deliciosa tortilla”, destacó.

Admiradora de las propuestas de Lanvin, Céline, Alexander McQueen y Dolce & Gabbana, Martha contó que sus accesorios favoritos son los aretes mexicanos.

“El diseño de moda, el cual conozco, me gusta y respiro, es fuente de inspiración para mis platillos. Siempre he dicho que tengo mucho de artesana y de costurera. Me encanta que mis platillos tengan elementos y estética mexicana. ¡Amo que posean toda esa filigrana de sofisticación! como la llamo yo”, subrayó la artista culinaria, quien gusta de complementar sus atuendos cotidianos con alguna creación o detalle nacional.

Flores en el pelo, rebozos estilizados, pulseras y aretes caprichosos, así como blusas o faldas artesanales creadas a partir de una intervención propia son algunas de sus preferencias.

Y qué decir de un par de botas altas, que se convierte en su mejor aliado.

La moda es una expresión, es la representación social y cultural de una época. Y no estoy a favor de vestirse sólo con prendas y accesorios súper caros. ¡Hay que mezclar y también atreverse a crear!”, puntualizó.

Con una sonrisa y fuerte mirada, esta mujer confesó comprar encajes y toda clase de materiales para, de vez en cuando, crear prendas con diseños únicos.