Presentan video de golpiza a mexicano en corte de SD

En el video, doce agentes de la patrulla fronteriza de EEUU someten y golpean a Anastasio Hernández hasta causarle muerte cerebral

SAN DIEGO.- Un video que muestra la golpiza propinada por 12 agentes fronterizos durante 20 minutos contra un mexicano esposado a la espalda, fue presentado como evidencia en una corte en San Diego, informó hoy el abogado Eugene Iredale.

Iredale dijo que entregó el video con anotaciones luego de que los 12 agentes que hace tres años mataron a Anastasio Hernández Rojas argumentaran que el mexicano no dejaba de moverse y que los quería morder mientras lo sometían.

“Revisamos todo el video, toma por toma, y lo que se ve es que este oficial ejerce una enorme presión sobre Hernández Rojas, mientras el resto de los agentes golpea y aplica descargas inmovilizadoras” al migrante, dijo Iredale al señalar en el video a los oficiales.

El oficial que señaló el abogado en el video mantiene una rodilla sobre la nuca de Anastasio Hernández para inmovilizarlo. El mexicano esposado a la espalda y obligado a mantener el rostro contra el piso implora socorro.

Las imágenes sin ninguna edición contradicen la versión de los 12 agentes, acerca de que, esposado y sometido, Hernández Rojas se moviera constantemente, tratara de agredirlos y de morderlos.

La golpiza que mató cerebralmente a Hernández ocurrió el 28 de mayo del 2010; tres días después el inmigrante originario del estado mexicano de San Luis Potosí finalmente murió en un hospital al sur de San Diego.

La oficina del médico forense del condado determinó que la muerte de Hernández Rojas, de 42 años de edad, fue un homicidio.

Dos años más tarde un gran jurado tomó y mantiene hasta ahora en deliberación el caso a puerta cerrada y hace dos meses una corte ordenó publicar los nombres de los agentes que mataron al mexicano, que son de la patrulla fronteriza, de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y de Inmigración y Aduanas (ICE).

El jurado decidirá si los oficiales involucrados van a juicio o reciben alguna sanción.

La viuda de Hernández Rojas, María Puga, dijo sospechar que los agentes que mataron a su esposo mantienen sin alteraciones sus empleos en la frontera de California.