Cazador mata a 4

Policía austriaca entró en la granja donde el hombre se atrinchera

Policías vigilaban una carretera cerca de la localidad de Melk, ayer, en una zona rural  de la Baja Austria.
Policías vigilaban una carretera cerca de la localidad de Melk, ayer, en una zona rural de la Baja Austria.
Foto: EFE

VIENA, Austria (EFE).— La policía austríaca ha comenzado a registrar la granja en la que lleva atrincherado casi diez horas un supuesto cazador furtivo que mató ayer a cuatro personas —tres policías y un sanitario— en una zona rural de la región de Baja Austria.

Una unidad “cobra” de operaciones especiales de la policía austríaca ha logrado entrar en la granja con la ayuda de un blindado del Ejercito, ya que el cazador se encontraba fuertemente armado y se temía que dispusiera de explosivos.

Cientos de agentes están haciendo una “búsqueda segura” en la amplia propiedad, cerca de la localidad de Annaberg, a unos cien kilómetros al sureste de Viena, informó a las 9:00 de la noche, hora local (7:00 de la noche, hora del meridiano de Grenwich) la radiotelevisión pública ORF.

A lo largo del día el cazador, identificado como Alois Huber, un empresario de 55 años, había disparado contra el cerco policial con fusiles de gran potencia y había empleado incluso munición especial capaz de atravesar chalecos antibalas.

“Dispara tan pronto como ve a alguien”, relató horas antes un agente a ORF.

En las últimas tres horas, sin embargo, no se ha escuchado ningún disparo procedente de la granja.

El suceso comenzó en la primera hora de la mañana, durante un control de una patrulla de las fuerzas especiales de la policía, que participaban en una operación contra la caza furtiva.

El cazador disparó por sorpresa contra los dos agentes de paisano y alcanzó mortalmente a uno de ellos.

La policía seguía la pista al sospechoso después de varias denuncias por caza ilegal en la región.

Posteriormente, el cazador volvió a abrir fuego contra la ambulancia que acudió a la zona, matando al conductor e hiriendo a otro policía más.

Tras huir a pie, el sospechoso se encontró una patrulla con otros dos agentes, mató a uno, secuestró al otro y empleó el coche policial para huir hasta su granja, cerca de la localidad de Melk, donde se atrincheró, informaron fuentes de las fuerzas de seguridad.

Horas más tardes, la Policía austríaca localizó en las cercanías de la granja el cadáver del agente secuestrado.

Un fuerte despliegue policial, en el que participaron centenares de agentes y al menos tres vehículos blindados, se hizo cargo del sitio de la granja.

Todos los intentos de contactar con el cazador por teléfono fracasaron a lo largo del día, según las autoridades.

Pero un amigo del supuesto agresor logró hablar con él e indicó al diario Kurier que este le confesó: “Lamentablemente es cierto, soy el cazador furtivo de Annaberg”.

El cazador le contó además que durante el tiroteo con los policías fue herido en el abdomen y que ha matado de un tiro a su propia perra de caza.