Evacuan familias por fuga de gas

Residentes de Hawthorne son desplazadas de sus casas y negocios

Trabajadores intentan detener fuga de gas en Hawthorne que ha forzado la evacuación de numerosas familias.
Trabajadores intentan detener fuga de gas en Hawthorne que ha forzado la evacuación de numerosas familias.
Foto: La Opinión - Jorge Morales Almada

La emanación de gas metano procedente de un pozo de agua, que obligó desde el jueves pasado a la evacuación de unas 125 personas en Hawthorne, continuaba ayer poniendo en alerta a las autoridades al registrarse de nuevo un alto nivel de fuga de ese gas.

“El gas metano empezó a escapar de nuevo del subsuelo y la gente está nerviosa”, dijo Brian Jordan, capitán del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles.

En un terreno baldío ubicado en la esquina de Imperial Highway y Truro Avenue, solía operar un pozo de agua.

La Golden State Water Company, la cual suministra el vital líquido a esta zona, intentaba el jueves tapar ese viejo pozo, pero detectaron flujo de agua con un fuerte olor a gas por lo que el viernes ordenaron la evacuación de quienes viven en dos calles aledañas.

Para controlar la emanación del gas se contrató a la compañía Boots & Coots International Well Control, que se suponía había terminado sus labores el domingo. Sin embargo, durante la mañana de ayer resurgió el gas metano del subsuelo, por lo que tuvieron que meter agua a presión en el pozo. Un tramo de la autopista 105 y la Imperial Highway tuvieron que ser cerradas a la circulación de autos temporalmente mientras se realizaban los trabajos.

El capitán Jordan dijo que aún no sabían cuándo los residentes podrían regresar a sus casas, pero que los especialistas tienen la situación bajo control.

Mientras tanto, quienes no fueron evacuados dijeron estar preocupados por una posible explosión y porque tenían ya cuatro días inhalando el gas.

“Hemos sentido bastante el olor a gas, a mí desde el sábado me duele la cabeza”, dijo Blanca Lara Víltrez, quien vive al cruzar la calle de donde se encuentra el pozo.

María Lemus, quien tiene un saló de belleza ahí mismo, dijo que ayer por la mañana fue cuando más se sintió el olor a gas por lo que también experimentó malestar. “Los bomberos me dijeron que tenía que cerrar la puerta porque iba a haber una pequeña explosión, pero mejor nos fuimos”, comentó.

Evelyn Moreno, otra residente del área, dijo estar preocupada porque considera que las autoridades no les ofrecen mucha información y teme que se registre una explosión.

Para informes sobre el trabajo, llame al (800) 999-4033.