Discordia en el LAUSD

La reciente aprobación de fondos para implementar currículo académico en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles reveló una dinámica preocupante en la nueva estructura del panel.

Los cambios en la Junta Escolar ocurridos en la pasada elección condujo a un giro drástico en su posición de respaldar la agenda reformista del superintendente escolar John Deasy. En la Junta siempre han habido divisiones entre sus integrantes, aunque ahora estas parecen entorpecer el proceso.

Cómo explicar sino la intervención necesaria del alcalde Eric Garcetti en favor de la colaboración entre la Junta Escolar y el superintendente. Al mismo tiempo, el alcalde dio un fuerte respaldo a Deasy al expresar su preocupación de que haya una cultura que detenga la innovación y desaliente al jefe escolar .

No es para menos, en medio de los dimes y diretes, los antecedentes de Deasy frente al LAUSD han sido buenos al mejorar los resultados de los exámenes y elevar la tasa de graduación durante su gestión.

Luego vino la renuncia del superintendente adjunto, Jaime Aquino, protestando por el micromanejo que supuestamente realiza la Junta sobre el liderazgo del LAUSD. Irónicamente, la Junta posteriormente aprobó como algo básico el plan de Aquino para comenzar la implementación del nuevo currículo en el área de matemática e inglés.

Esta experiencia deja mucho que desear sobre el funcionamiento del LAUSD. En repetidas ocasiones hemos dicho que el interés de los estudiantes se pierde de vista en la discusión de los adultos y de sus intereses. Este es un lujo que no nos podemos dar.