Sueño empresarial hecho realidad

Distribuidora de carne fundada por hispanos hoy compite con grandes empresas
Sueño empresarial hecho realidad
Chase Villanueva (izq.) y John Villanueva junto a un pedazo de carne en la planta El Monte Meats, Inc. un negocio familiar que iniciaron sus padres inmigrantes españoles.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

La historia de los Estados Unidos es la historia del trabajo y los sueños de miles de inmigrantes que llegaron al país buscando una vida mejor. Ese fue el caso de los hermanos Martín y Manuel Villanueva y de Abel Martínez, quienes durante la dictadura del general Francisco Franco, en España, dejaron su tierra para probar fortuna en los EEUU. Martínez y los hermanos Villanueva comenzaron desde cero la planta distribuidora de carne El Monte Meats Inc., que hoy abastece a cadenas de supermercados, restaurantes y mercados latinos del Sur de California y Nevada.

“Mi padre llegó a comienzos de los años 60, cuando tenía 18 años de edad. En ese entonces, casi nadie hablaba español como ahora. Durante los primeros 10 a 15 años en este país, todo lo que hizo mi padre fue trabajar y ahorrar”, recordó Cristina Martínez, Secretaria Corporativa de la empresa.

Al llegar a los EEUU, Martín Villanueva comenzó a trabajar para una planta de distribución de carne. “Las plantas en ese entonces eran todas de norteamericanos. Mi padre apenas hablaba inglés, pero siempre trabajaba duro, era el primero en llegar y el último en irse y, al tiempo, los dueños lo nombraron gerente”, contó Chase Villanueva, vicepresidente de la compañía.

Pero la distribuidora terminó cerrando y Villanueva se quedó sin trabajo. Para poder mantener a su familia, el inmigrante consiguió una camioneta y comenzó a distribuir carne por su cuenta, un pedido a la vez.

“Hacía todos los trabajos, era presidente, tesorero, repartidor y vendedor al mismo tiempo”, comentó John Villanueva, hermano de Chase y presidente de la compañía.

Su hermano Manuel y Abel Martínez hacían el mismo trabajo, para los mismos clientes, y en lugar de competir entre ellos, decidieron unirse y concentrarse en servir al mercado latino, que comenzaba a crecer, en los años 70.

Los hijos que crecieron ayudando en la planta, son quienes hoy están a cargo de la empresa, pero Abel Martínez y Manuel Villanueva siguen colaborando, especialmente durante las fiestas y feriados cuando hay más trabajo. Martín Villanueva falleció siete años atrás.

“Seguimos siendo la misma empresa familiar, pero competimos con las grandes corporaciones”, indicó Martínez. “La vida del inmigrante no es fácil. Pero es posible triunfar en este país”, aseguró.

“Nuestros padres eran de la ‘vieja escuela’ y de ellos aprendimos el respeto, la humildad y el trabajo duro. Ellos nos enseñaron a no gastar más de lo necesario, a respetar al cliente y a cuidar nuestra reputación”, describió Chase Villanueva.

Martínez explicó que cada comunidad tiene una preferencia de carnes distinta. Las carnes más populares entre la comunidad mexicana son la carne asada, la ranchera y el diezmillo, en primer lugar, y también los mariscos, el puerco y el pollo. En la comunidad argentina, uno de los cortes más populares es la entraña, o “skirt”, y entre los cubanos, el cerdito, especialmente para las fiestas, indicó.

Recientemente, la empresa se abrió a la comunidad asiática, que tiene preferencias y gustos particulares y distintos a los de las comunidades latinas. “Es una cultura y un mercado diferente”, indicó Martínez.

Entre las preferencias asiáticas más peculiares figuran la lengua de pato, un plato muy costoso, y los intestinos o recto del puerco, que algunos casos puede usarse como imitación del calamar.