El oro pesa en las finanzas

Todos los días laborables desde el viernes 12 de septiembre de 1919, los cinco miembros de la London Gold Poll —un grupo representante de la más alta élite financiera del mundo— fijan el precio del oro a nivel mundial, el cual se publica en dólares estadounidenses (USD), libras esterlinas (GBP) y euros (EUR).

Para los inversionistas, el oro ha tenido un atractivo especial a través de la historia (en cualquiera de sus formas tradicionales, como lingotes, monedas, joyas, certificados, fondos de intercambio comercial y acciones en compañías mineras) gracias a su capacidad de mantener un valor estable en los malos tiempos como durante los períodos de inflación y las crisis económicas.

Durante los últimos años el oro subió a récords asombrosos, pero a medida que la economía se ha estabilizado, ese aumento se ha contenido y ahora el valor del precioso metal es más modesto que, digamos, hace un año. Aún así, ahora está un poco por encima de los $1,360 la onza (hace un año llegó a unos $1,700), y por eso muchas personas siguen escudriñando hasta entre prótesis dentales, anhelando lograr algo, o mucho, de liquidez financiera. ¿Quién sabe si en esos oros viejos que guardas como recuerdos de familia esté la clave de tu futura liquidez financiera? Pero antes de aceptar ofertas por tu oro, debes tener una buena idea del valor de esa preciosa mercancía.

Haz tasar tus objetos de oro por un joyero independiente; si se trata de monedas, ve donde un experto de monedas que sea miembro de la Asociación Numismática Estadounidense. Pero si prefieres hacer tu propia tasación, toma en cuenta dos elementos principales: el peso del objeto y su contenido en oro. En cuanto al peso, la mayoría de las transacciones de oro se basan en unidades equivalentes a 24 gramos llamadas “pennyweights”, y 20 de éstos equivalen a una onza de oro troy, que es la unidad de medida oficial del oro.

Comienza por convertir el precio de una onza troy a su equivalente en pennyweight. Por ejemplo, si el oro está a $1300 la onza troy:

$1300 ÷ 20 = $65, precio del pennyweight

Entonces, averiga el peso del objeto: si no tienes pesa de joyero, utiliza la de la cocina. Convierte la onza de esa pesa a pennyweights usando el equivalente de 1 a 18.23 pennyweights. O sea, multiplica el peso de tu artículo de oro por 18.23 y multiplica ese peso por $65, el precio del pennyweight en este ejemplo.

Todo lo anterior aplica al oro de 24 quilates, la medida que determina la mayor pureza del contenido de oro. Si el contenido de tu objeto es de menos quilates (los empastes dentales, los dientes de oro y las coronas son generalmente de 16 quilates), tienes que ajustar el precio. Sigue estos pasos y lograrás una buena tasación aproximada. Toma en cuenta que hay que pagar una comisión de comprador del 10 al 30%. Y, como el precio final es negociable, compara antes de aceptar la primera oferta.