Breves

Breves
Voluntarios pakistaníes cargaban un camión con suministros de socorro para las personas afectadas por el sismo, en Karachi, Pakistán.
Foto: AP

Los sobrevivientes se refugiaban ayer miércoles en albergues improvisados con pedazos de madera y sábanas, un día después de que sus casas de adobe se vinieran abajo en un terremoto que ha dejado 285 muertos en el suroeste de Pakistán y que hizo surgir una nueva isla en el Mar de Omán.

Casi una docena de las poderosas facciones rebeldes de Siria, incluida una vinculada con Al Qaeda, rompieron formalmente ayer miércoles con el principal grupo opositor en el exilio y pidieron que el país se someta a la ley islámica, propinándole un duro golpe a la coalición respaldada por Occidente.