Dos latinas centenarias festejan su nueva ciudadanía en LA

Una mexicana y una salvadoreña centenarias se convierten en estadounidenses junto a miles en ceremonia de naturalización en Los Ángeles
Dos latinas centenarias festejan su nueva ciudadanía en LA
La mexicana Maria Guadalupe Portillo (der.) y la salvadoreña Juana Franco E. reciben sus certificados de ciudadanía.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

Entre la alegría que experimentaron más de 8,600 personas del condado de Los Ángeles, al convertirse en ciudadanos estadounidenses, la felicidad de María Guadalupe Portillo y Juana Franco Echeverría sobresalió del resto, ya que estas lograron dar este importante paso con cien años de vida.

“Me siento muy emocionada y muy feliz”, expresó Portillo, luego de recibir su certificado de naturalización, en el Centro de Convenciones de Los Ángeles, donde ella, a quien le gusta que la llamen simplemente Lupita, formó parte de los más de 2,400 inmigrantes mexicanos que se naturalizaron como ciudadanos de este país.

Lupita, originaria de Guadalajara, México, lleva 12 años viviendo permanentemente en Los Ángeles, y es en esta ciudad donde espera celebrar, rodeada de su familia, su cumpleaños número 101, el próximo 12 de octubre.

“Quiero mucho a este país porque ofrece muchas facilidades para uno”, dijo la madre de 7 hijos, quien expresó su intención de ponerse a trabajar como voluntaria en las escuelas, para enseñar a tejer o cualquier otra manualidad.

“Tengo cuatro hijos viviendo aquí y los veo muy felices con su vidas”, aseguró. Lupita confesó que estudió mucho para su examen de ciudadanía, pero señaló que solo le hicieron una pregunta. “Justo la que no había estudiado, pero lo pase”, compartió sonriente.

Phyllis Coven, directora del distrito de Los Ángeles del U.S. Citizenship and Immigration Services (USCIS), indicó que es cada vez más común que personas en edad avanzada soliciten el hacerse ciudadanos de los EEUU.

“El proceso, comparado con el de hace varios años, se hecho dramáticamente más rápido, especialmente para estas personas”, indicó la funcionaria.

“Este es un logro muy valioso, porque tiene ramificaciones positivas no solo para ellas, sino para las próximas generaciones en sus familias”, opinó Coven sobre la naturalización de ambas mujeres centenarias.

Juana Franco Echeverría, quien el 8 de febrero cumplirá sus 100 años, llegó en el año 2000 a vivir a este país, procedente de El Salvador. Ayer, finalmente cumplió su sueño de ser ciudadana estadounidense, con lo que espera poder hacer algo que tanto ha anhelado: poder votar.

“Ese era mi gran deseo, porque cuando eran votaciones, todos mis hijos y nietos se iban a votar y yo me quedaba solita en la casa con ganas de hacerlo”, confesó la madre de 5 hijos. “Yo sabia que Dios me lo había de permitir y aquí estoy”, expresó satisfecha.

“En mi país yo carecía de muchos beneficios que aquí he encontrado, me siento agradecida con este país”, agregó la mujer, que junto a otros 670 de sus connacionales salvadoreños, recibió el el privilegio de la ciudadanía americana.

Su hija menor, María Esther, confesó sentirse “felicísima” de ver a su madre alcanzar su más grande anhelo.

“Ella ama a este país. Toda mi familia amamos los Estados Unidos, porque este es el país de los sueños y el de mi madre de hacerse ciudadana, ya se cumplió”, dijo la orgullosa hija.