Breves

La Justicia rusa mandó ayer a prisión preventiva por dos meses a otros ocho activistas de Greenpeace acusados de un delito de piratería junto a sus 22 compañeros de la tripulación del rompehielos Arctic Sunrise, en la cárcel desde el pasado jueves.

El tribunal Léninski de la ciudad de Múrmansk resolvió que los treinta tripulantes del rompehielos de la ONG, implicados en el presunto asalto a una plataforma petrolífera en el Ártico ruso, deben permanecer en la cárcel mientras se investiga el delito de piratería del que son acusados, confirmó a Efe la portavoz de Greenpeace, Anna Smirnóva.

Los inspectores que supervisarán la destrucción del arsenal químico de Siria indicaron ayer domingo que su principal prioridad es ayudar a eliminar la capacidad del país de producir tales armas antes de un plazo que vence el 1 de noviembre, valiéndose de todos los medios posibles para lograrlo.

Los inspectores dijeron que eso podría incluir la destrucción de todo el equipo mezclador con mazos, hacer estallar los misiles de envío, conducir tanques sobre proyectiles vacíos o llenarlos con concreto, y hacer funcionar máquinas sin lubricante para que se traben y queden inservibles.