Fantasma de lesiones…No deja a Dodgers

Zack Greinke sufre primer revés tras 11 aperturas
Fantasma de lesiones…No deja a Dodgers
Nolan Arenado (der.), de Colorado, le pega a la pelota lanzada por Zack Greinke, de Los Ángeles.

El penúltimo juego de la temporada comenzó con noticias grises para los Dodgers. Matt Kemp fue removido del lineup al sentir molestias en el tobillo izquierdo, y Yasiel Puig no abrió ayer como una medida de precaución tras haberse lastimado el pie derecho con su propio foul el pasado viernes.

El fantasma de las lesiones sigue rondando en el Dodger Stadium, anoche le volvió a tocar burlonamente la cabeza a Don Mattingly, y espantó el de las victorias porque los Dodgers fueron blanqueados 1-0 por los Rockies de Colorado.

Puig tuvo que abandonar el primer juego en el sexto inning, pero para fortuna de los Dodgers los exámenes de rayos X salieron negativos.

“Me siento muy bien”, dijo Puig, quien ayer entró como emergente en el séptimo episodio y se ponchó con un swing buscabardas.

En medio de esas preocupantes bajas, aunque temporales, Zack Greinke mandó un mensaje claro a los Cardenales o Bravos. El estelar derecho de los angelinos aspiraba cerrar la temporada sin conocer la derrota desde el 25 de julio, en ese lapso llegó a sumar siete victorias al hilo.

Greinke (16-4) cumplió anoche con su última apertura de la campaña y otra gran faena de seis innings, cuatro hits y siete ponches. Solo tuvo un titubeo en el cuarto y le costó la única carrera al recibir par de dobles a Troy Tulowitzki y Nolan Arenado.

Pero los Dodgers, un día después de haber masacrado a los Rockies con 11 carreras y 15 hits, apenas conectaron tres, se tragaron 11 ponches, y Greinke tuvo que absorber el cuarto revés de esta contienda.

El dominicano Juan Nicasio (9-9) se confabuló con cinco relevistas para dejar sin carrera a la poderosa artillería de los Dodgers que anoche contó con los bates calientes de Hanley Ramírez, Adrián González y Juan Uribe.

Mattingly mantiene su lema de toda la temporada y lo continuará en los playoffs: ir juego por juego y no anticipar el número de abridores que utilizará en la Serie de División.

Sin embargo, para nadie es un secreto que Greinke se hará cargo de la lomita en el segundo juego de la serie, ya sea en San Luis o Atlanta, pues los Cardenales y Bravos aún están en pos del mejor récord de la Liga Nacional para abrir la serie en casa contra el equipo ganador del wild card: Rojos de Cincinnati o Piratas de Pittsburgh.

“No quiero anticiparme a los acontecimientos. Tendré que esperar y ajustarme a las circunstancias que se presenten en los playoffs”, reiteró ayer Mattingly.