Festival por la imagen de Michoacán

Chef de Los Ángeles se ha propuesto cambiar la imagen negativa del estado
Festival por la  imagen de Michoacán
Entre los artistas que se presentaron estuvieron el ballet folklórico Faisan y el ballet Los Viejitos.
Foto: La Opinión - Virginia Gaglianone

En los últimos años Michoacán ha estado en las noticias por incidentes de violencia que han oscurecido su reputación. Pero el estado tiene una gran riqueza cultural y gastronómica que muchos desconocen. Por ello Raúl Morales, un chef michoacano radicado en Los Ángeles, se ha propuesto cambiar la imagen negativa.

“Cada vez que le decía a alguien que era de Michoacán siempre me hacían un comentario sobre la violencia y el crimen o se persignaban”, recordó el nativo de Vista Hermosa. “Pero hay mucho más de Michoacán que la gente no conoce; su arquitectura y hermosos edificios, su comida y su cultura”, aseguró Morales.

Esto lo motivó a querer mostrar el lado positivo de su pueblo natal. Para ello organizó el ‘Festival Michoacán y sus pueblos mágicos’, un evento gastronómico combinado con una exposición de fotos históricas y entretenimiento con música y bailes folklóricos. El festival tuvo lugar en el Mercado de La Paloma, donde el chef tiene una taquería en la que trabaja toda su familia.

En las paredes de su taquería, Morales expuso fotos de las tradicionales haciendas del lugar que hoy funcionan como escuelas, y de los paisajes de su pueblo nativo. Felipe Cejas y Chico Morales colaboraron con artistas que cantaron y bailaron para los comensales. Entre los artistas que se presentaron estuvieron el ballet folklórico Faisan, el ballet Los Viejitos y sus máscaras tradicionales y otros artistas como Yensid Anderson, la niña que participó en La Voz Kids.

El orgulloso chef describió algunos de los platos típicos que sirven en su taquería. “Los chongos zamoranos son un postre delicioso, único de Michoacán. Los chongos fueron creados por accidente, cuando un trabajador que estaba preparando queso se olvidó del saco de sal y le puso azúcar por accidente”, indicó el chef. Al probar el “queso” dulce, se dieron cuenta de que sabía muy bien y decidieron agregarle vainilla y canela, creando los tradicionales chongos zamoranos.

El mole michoacano también es único, aseguró Morales. “La diferencia con los otros moles es que es rojito y picoso. Este mole era un plato especial que los indígenas servían a sus reyes”, comentó.

“Yo vengo especialmente para comer mole michoacano”, confesó Javier Madera Camacho, Asesor y motivador de empresas. “Me gusta porque no es dulce. Yo soy diabético y soy feliz comiendo este mole, especial para los ‘baby boomers‘”, bromeó Camacho.

Otros platos tradicionales y únicos de Michoacán son el pozole con tomate y el caldo Mich, preparado con pescado blanco.

“Un pescado riquísimo y muy popular, que no tiene espinas”, explicó Morales. El chef dijo que en la taquería también se preparaba Achote, caldo de res con aguacate y plátano y Morisquetas, todos platos tradicionales y únicos de la región.

“En Los Ángeles es fácil encontrar los ingredientes para preparar nuestros platos tradicionales”, indicó Morales. Los Ángeles es el segundo estado de mayor inmigración michoacana.