Un nuevo aire para tu dinero

Muchas personas que desconfían de los indudables riesgos que tiene la inversión directa en acciones, o quienes han perdido dinero en la Bolsa debido a malas decisiones o por efectos de alguna crisis económica, podrían sentirse menos nerviosas si modifican su estrategia de inversión. Para eso podrían considerar las opciones disponibles en las compañías de la Bolsa que pagan dividendos en efectivo, casi siempre trimestrales, y sin que haya que vender la acción para obtener ingresos de ella.

Los dividendos se pagan de acuerdo a la cantidad de acciones o shares que el inversionista posea, y provienen de los fondos que proceden de las ganancias de las compañías, luego de pagar sus costos de administración. El dinero que recibe el inversionista es lo que se conoce como “dividend yield” o rendimiento del dividendo. Para calcularlo, se divide la cantidad por acción que se paga a los inversionistas en un período de un año entre el precio de la acción. Por ejemplo, si el dividendo anual de la compañía es $1.50 y el precio de sus acciones en el mercado es de $25 cada una, el dividend yield es de 6% ($1.50 / $25 = 0.06).

Como el precio de las acciones fluctúa, el rendimiento del dividendo para cada persona depende de lo que él/ella pagó en el momento de la compra de esas acciones. Mientras más bajo haya sido el precio de la acción, más alto el dividendo.

Fija tu atención en las compañías que han pagado y siguen pagando dividendos estables, las cuales puedes encontrar en http://www.dividendinvestor.com, http://www.directinvesting.com y http://www.morningstar.com. Evalúa allí la historia de pagos de dividendos de una compañía.

Otra manera de cambiar tu estrategia de inversión, es poniendo tu dinero en planes de inversión directa en algunas de las compañías más exitosas de Estados Unidos, como BellSouth, Coca-Cola, Intel, Johnson & Johnson, Motorola. A esos planes se les llama DRIPS.de las siglas en inglés de Planes de Reinversión Directa, ofrecidos por más de 1,300 compañías que permiten invertir efectivo o reinvertir los dividendos para comprar más acciones de la compañía, sin necesidad de pagarle a un corredor de bolsa. Algo bueno de estos programas es que cobran comisiones muy bajas, y algunos inclusive no cobran nada

El listado de compañías que ofrecen DRIPs, y el número de acciones que cada compañía requiere para poder inscribirse en su plan, están disponibles en la magnífica Guía Anual de los Mejores DRIPs del 2013, creada por el experto en inversiones Mario Medina y que puedes adquirir en juliestav.com.

Dependiendo de cada plan, se pueden invertir desde $10 o $25 hasta $5,000o incluso más, mediante cheque, giro o incluso transferencia bancaria para residentes en los Estados Unidos. Aun cuando $10 no sean suficientes para comprar una acción entera, esa inversión comprará una fracción de acción, lo cual hace posible que hasta los pequeños inversionistas ganen dinero.