Breves

El astronauta Scott Carpenter, el segundo estadounidense en recorrer la órbita de la Tierra, se recupera de un derrame cerebral.

Carpenter, de 88 años, sufrió una apoplejía la semana pasada y ha sido trasladado a un centro de rehabilitación, declaró su esposa Patty Carpenter al periódico Vail Daily . Ella espera que pueda continuar con su vida normal en algunas semanas.

Scott Carpenter, residente de Vail desde hace tiempo, es recordado por su mensaje “¡Buena suerte, John Glenn!”, cuando la cápsula Friendship 7 despegó y Glenn se convirtió en el primer estadounidense en recorrer la órbita de la Tierra el 20 de febrero de 1962.

La mayor iniciativa anual de salud para ayudar a los inmigrantes hispanos de Estados Unidos a prevenir enfermedades, comienza esta semana en Florida con la activación de un programa gratuito de exámenes y educación sobre hábitos saludables.

Los consulados de Bolivia, Colombia, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Perú y Uruguay en Miami, así como organizaciones comunitarias e instituciones de salud participan en la Semana Binacional de la Salud (SBS) del 1 al 26 de octubre.

La mayoría de estadounidenses cree que el llamado “sueño americano” cada vez es más difícil de alcanzar, reveló ayer una encuesta del diario The Washington Post-Miller Center.

El 65 % de los encuestados dijo estar preocupado porque su ingreso no es suficiente para cubrir los gastos de su familia, mientras en 1971, así opinaba solo el 48 %.

“Aunque los estadounidenses todavía piensan que el trabajo duro y la educación producen oportunidad, su fe en un mañana más brillante se ha erosionado al intensificarse los problemas sobre trabajo y vivienda que han llevado a algunos a concluir que Estados Unidos ha emergido de la Gran Recesión como una nación fundamentalmente cambiada”, apuntó el análisis del sondeo.

Las ganancias netas de los 10 principales bancos estadounidenses en el primer semestre del año —96,000 millones de euros— cuadruplicaron las de las 10 principales entidades europeas —24,000 millones-.

La comparación se recoge en un estudio realizado por la consultora EY (antes Ernst & Young) presentado en Fráncfort, que demuestra que los grandes bancos estadounidenses han digerido más rápido y mejor las consecuencias de la crisis financiera internacional.