Clásico Tapatío queda en: Mísero empate

El árbitro es el protagonista en igualada de Chivas y Atlas

Guía de Regalos

Clásico Tapatío queda en: Mísero empate
Juan Carlos Ortega
Foto: AGENCIA REFORMA

GUADALAJARA, México.— En el Clásico de la miseria, las Chivas hicieron el gasto para salvar el pellejo y el Atlas, sin dominar, lo hizo como para ganar, pero el árbitro le robó la cartera.

Los 90 minutos se habían cumplido. Con el 1-1 en el marcador, Matías Vuoso entró al área con el balón dominado y fue derribado por Héctor Reynoso, quien le cruzó la pierna por delante, en un penal del tamaño del estadio.

El argentino exageró en ilustrar la falta y el árbitro Jorge Antonio Pérez Durán, de trabajo localista y quien ya había sido castigado hace dos semanas, no solo no lo marcó, sino que amonestó al delantero por intentar engañarlo.

Pero ya antes el silbante había cargado contra el “Toro”, a quien le marcó un supuesto recargón sobre Reynoso al 9′ que invalidó un gol de Giovanni León.

Así se evaporó la posibilidad del primer triunfo de los Rojinegros en 12 partidos de la Liga MX.

Facundo Erpen puso al frente a los visitantes, al 19′, y Marco Fabián empató, al 84′, cuando el chiverío se había ido con todo al frente.

De hecho, las Chivas habían convertido al portero Miguel Pinto en el gran héroe de la tarde, con los disparos, remates y tiros que el chileno le sacó a Aldo de Nigris, Carlos Fierro y Fabián.

La idea de Jorge Vergara de regalar la taquilla a los damnificados por los huracanes no provocó el lleno, pero sí una asistencia de 34,383 aficionados que le dieron ambiente de Clásico al Omnilife.

En el arranque del juego, el Atlas fue mejor y más atrevido, sobre todo con el juego aéreo en los tiros de esquina, ante la flaqueza defensiva de las Chivas.

Diez minutos después del gol anulado, el argentino Erpen le ganó a Kristian Álvarez en el salto para el 1-0 a favor de los Zorros.

Después, el arquero atlista se hizo héroe con paradas a De Nigris, Hierro y Araujo.

Omar Bravo, quien en diciembre se irá al Rebaño, tuvo el gol que liquidaba al Rebaño al 56′, pero en una contra cruzó de más su disparo.

Rafael Márquez Lugo entró de cambio y el chiverío recuperó dominio; cuando Omar Asad tiró a su equipo a cuidar el 1-0, llegó la pared entre el veterano y Fabián para encontrar el empate, a 6 del final.

Después, el polémico desenlace con la falla arbitral.

Si salir del Omnilife con el empate a un gol dejó molestos a los jugadores del Atlas, la razón que les dio el silbante Jorge Pérez para no marcar el penal en los minutos finales sobre Vuoso, provocó más enojo en el portero Miguel Pinto.

“Claro [que hay molestia], es un Clásico, eran tres puntos que para nosotros eran sumamente importantes, estar jugando con estas decisiones, con que siga un cuerpo técnico, con todas las cosas que se pueden venir extracancha, entonces sí te deja con bronca, porque más allá de que si lo cobró o no, ya está, se pueden equivocar, pero que después te diga que no lo marcó porque es Matías Vuoso, porque le marcaron dos penales la otra vez, ¿de qué estamos hablando?”, expresó Pinto.