CÓMO SER UN (A) FASHIONISTA

Patricia Sturla

Especial para La Opinión

Hoy estaré escribiéndoles a las personas que se consideran devotas a la moda, las “fashionistas”, y les daré unos buenos tips sobre cómo mejor alimentar esa devoción sin quedarse en quiebra.

La palabra “fashionista” nació en los años 90 y no es otra cosa que puro “spanglish”. Un/a “fashionista” es “una persona devota a la ropa de moda, particularmente únicas o de alta costura”, define Urban Dictionary, y aclara que los verdaderos “fashionistas” no creen en tendencias, sino que crean su propia moda. El término también se aplica para definir a una persona con talento para las compras y un encanto especial para combinar lo nuevo con lo “vintage”.

Un “fashionista” es una persona que siente pasión por la moda, principalmente por las prendas únicas o de alta costura. Sin embargo, es importante no confundir a este tipo de personas con las que siguen de manera compulsiva las tendencias que aparecen cada nueva temporada.

Una verdadera “fashionista” es fiel a su estilo, sabe lo que le queda bien y lo que no, no se deja influenciar por tendencias pasajeras, está atento a las tendencias culturales y asiste a desfiles de moda.

¿Cómo ser la “fashionista” perfecta? Es importante que te mantengas al tanto de nuevas ideas y tendencias en la moda leyendo las revistas; éstas te mostrarán lo último para poderlo identificar fácilmente en las tiendas.

Y hablando de tiendas y boutiques, es recomendable que empieces a tener conversaciones con las vendedoras de las mismas. Pregúntales sobre lo que han visto en nuevos estilos y como podrás tú ser parte de los grandes descuentos que ofrecen a ciertos clientes. Probablemente, si esta persona nota tu gran interés en la moda y sabe de tu presupuesto limitado, quizá te logre dar un descuento.

Si eres una “fashionista” compulsiva que compra sin frenos entonces te recomiendo que escribas listas cuando sales de compras con solamente las piezas que te hacen falta.

Dale vida a tu guardarropa con un 70% de ropa clásica y un 30% con accesorios para adornarlos y ropa última moda. Esta división crea una combinación perfecta para quien quiere ser una buena “fashionista”.

Si vas a gastar $700 en un abrigo, asegúrate que este perdure varios otoños/inviernos y te permita quitarle el forro para que se adapte a diferentes temporadas. De esta forma invertiste $700 en una prenda que te ha beneficiado mucho. Pero si inviertes la misma cantidad en un bolso que solamente usarás una vez, quiere decir que no has hecho una buena compra como “fashionista”.

Otra sugerencia es hacer un “swap and shop” o una reunión de intercambio con tus amistades.

Hay prendas o piezas que ya no son más importantes para ciertas personas, porque ya fueron vistas muchas veces, pero que para otras les puede caer como anillo al dedo. Lograrás ahorrar mucho dinero de esta forma.

Trata todo tu vestuario con amor. Cuídalo y dale un buen mantenimiento con las lavadas a mano cuando es necesario. Una “fashionista” luce siempre ropa planchada y limpia y nunca descuida el detalle.