Gobierno demanda a Carolina del Norte por discriminación

La nueva ley electoral de ese estado restringe la participación de los votantes de las minorías.

Guía de Regalos

Gobierno demanda a Carolina del Norte por discriminación
La nueva ley electoral de Carolina del Norte impone severos requisitos de identificación a los votantes.
Foto: Archivo

WASHINGTON (AP) — El Departamento de Justicia demandó el lunes a Carolina del Norte por presunta discriminación racial en torno a una nueva ley electoral que acorta el periodo de votación anticipada e impone otras restricciones que impactan a los electores de las minorías.

“Al restringir el acceso a la participación del electorado, esta nueva ley reduciría, en lugar de expandir, el acceso” al voto, dijo el secretario de Justicia Eric Holder en conferencia de prensa. “El permitir límites a los derechos del electorado que excluyen desproporcionalmente a los votantes de las minorías sería incongruente con nuestros ideales como nación”.

La demanda es el intento más reciente del gobierno del presidente Barack Obama por desafiar una decisión de la Corte Suprema que derogó la parte más poderosa de la emblemática Ley de Derecho al Voto y liberó a estados, muchos de ellos del sur del país, de una rigurosa supervisión federal de sus procesos electorales.

Días después del fallo de la Corte Suprema, la legislatura de Carolina del Norte “adoptó medidas agresivas para restringir los derechos al voto de los afroestadounidenses”, dijo Holder a los reporteros, llamándola “un intento intencional de quebrantar un sistema que estaba funcionando”.

Agregó que en las elecciones generales de 2008 y 2012, los votantes afroestadounidenses incrementaron drásticamente sus índices de participación en todo Carolina del Norte, y más del 70% de ellos votaron en esas elecciones durante el periodo de sufragio anticipado antes del día de los comicios.

Carolina del Norte cuenta con una nueva ley que reduce el periodo de votación anticipada e impone severos requisitos de identificación para el electorado. Se encuentra entre al menos cinco estados del sur del país que adoptaron medidas más estrictas de identificación del votante y otras leyes electorales.

El presidente provisional del Senado estatal, Phil Berger, y el presidente de la Cámara de Representantes del estado, Thom Tillis, emitieron un comunicado conjunto en el que rechazan los argumentos de Holder.

“Las acusaciones infundadas del Departamento de Justicia de Obama sobre la reforma a la ley electoral de Carolina del Norte no son más que un intento obvio por suprimir la voluntad de los votantes y entorpecer un requisito enormemente popular para que el electorado se identifique”, dijeron.

“La ley fue diseñada para mejorar la coherencia, claridad y uniformidad en las urnas y adecúa el sistema electoral de Carolina del Norte a los de la mayoría de los otros estados”, agregaron los dos legisladores. “Confiamos en que protege los derechos de todos los votantes, como lo requieren las Constituciones de Estados Unidos y de Carolina del Norte”.

El Departamento de Justicia presentó una demanda el 22 de agosto contra Texas por la ley estatal de identificación del electorado y busca intervenir en una demanda legal por las leyes de reorganización distrital en Texas que los grupos minoritarios consideran discriminatorias.

Legisladores republicanos de estados del sur de Estados Unidos insisten en que las nuevas medidas son necesarias para evitar el fraude electoral, si bien ese tipo de delitos son infrecuentes. Demócratas y grupos de defensa de los derechos civiles argumentan que las estrictas nuevas leyes tienen la intención de dificultar la participación de las minorías y estudiantes en los procesos electorales, grupos de votantes que tienden a apoyar a los demócratas, en estados con legados de impuestos al sufragio y exámenes de alfabetización.